leve ataque de ansiedad


Ayer al despertar, muy satisfecho por un sueño reparador, como siempre.… Sin embargo a los pocos minutos se presentó mi diaria dosis de rinitis alérgica, ¡también como siempre! ¡Vaya, cuando me libraré de estos incómodos estornudos! –Pensé- …. ¡Bueno, ni modo…! ¡A mal tiempo buena facha…! –Repuse inmediatamente- Alcancé “El comercio”, un jugo de naranja, un café con leche y un sanduche de queso…. ¡a tomar desayuno a mi pequeño jardín!… ¡Ahh me olvidaba…una buena cantidad de servilletas para “sonarme” la nariz! Después de una hora ya habiendo terminado de leer las noticias, me preparé como todos los días mi mate argentino (es excelente para energizarse)…..hasta ahora todo bien, sin embargo mi rinitis no me ha calmado, es más siento que empeoró…bueno no me queda otra que tomarme un “Alergical” –Antihistamínico- ya que en poco rato comenzará mi jornada laboral y de ninguna manera puedo aparecer como un agripado contaminante.Las veces que me da la alergia trato que se pase sola, ya que el tomar antihistamínicos solo alivia… no cura pero sobre todo produce un letargo de varias horas. El caso es que me lo tuve que tomar y para pasarlo aproveche la infusión del mate, y creo que eso fue un ¡craso error!A los pocos minutos empecé a sentir palpitaciones (percibir los latidos del corazón) pero eso apenas fue lo más leve en realidad, ya que de pronto me vino una sensación de ¡¡desesperación… de miedo!! Lo peor fue no saber a qué temía, nunca me había ocurrido algo semejante, trate de guardar la calma y yo mismo me decía: “Tranquilo lo puedes manejar… respira suave” Gradualmente fue descendiendo ese desagradable sobresalto, a pesar que demoró sus 3 largas horas para que se vaya del todo, a propósito tuve que trabajar normal nomas poniendo mi mejor cara a todos.¿Me pregunté que me habría ocurrido? …. Mmmm si…. no hay otra, había experimentado en carne propia un leve… …ATAQUE DE ANSIEDAD¿Cuantas veces habré atendido -como terapeuta complementario- a pacientes con ansiedad? Innumerables la verdad. Nunca pensé que me podría ocurrir pero pasó, sin embargo – y sacándole algo de provecho a la situación- que bueno que lo ¡experimenté! Ya que de la teoría pase a ser el “actor principal” ahora sé en carne propia lo que siente un paciente cuando me explica sobre su ansiedad.Ahora, ¿Por qué me dio este leve ataque? Si normalmente estoy relajado, sin stress. Pues la única probable respuesta es esa combinación del antihistamínico con la infusión del mate. Sé que los antihistamínicos son depresores del sistema nervioso cuando se mezclan con alguna bebida alcohólica, si bien es cierto el matecito argentino por ningún lado lo es, me pongo a pensar si también la mateína –que es como la cafeína- al combinarse con la pastilla podría activar negativamente el sistema nervioso.Bueno sea como sea lo experimenté y fue HORRIBLE, ojala nunca más me vuelva a dar….

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario