Los teléfonos celulares y los riesgos de daño cerebral


Que sucede  entre la interacción de la energía radiante y la materia viviente? La preocupación por los daños a la salud por el uso de los teléfonos celulares data de 1993, cuando un ciudadano de los Estados Unidos apareció en un programa de televisión denunciando que su esposa padecía de un  cáncer cerebral causado por el uso frecuente de los teléfonos celulares. No obstante los efectos que puedan causar las diferentes radiaciones que emiten la naturaleza y los artificios humanos sean televisores, radios líneas de trasmisión  eléctrica, hornos de microondas, etc. Han sido la inquietud de muchos individuos.
Muchos de los aparatos domésticos que usamos cotidianamente, como la radio de AM y FM, la televisión UHF, los teléfonos celulares y demás emiten radiaciones dentro del rango de longitudes de onda conocidas como radiofrecuencia (RF). La energía eléctrica tiene una fre3cuencia de 60Hz, la radio una de AM de 1 MHz, la radio9 FM de 100 MHz, hornos microondas de 2450 MHz, y los teléfonos celulares operan en una gama de frecuencia que está entre 800 y los 2200 MHz en resumen, el espectro electromagnético de los teléfonos móviles está compuesto por dos tipos de ondas, algunas de las cuales están el mismo rango que frecuencia de los seres vivos.
Todo esto es importante porque los organismos viivos son sensibles a intensidades muy bajas de los campos externos, ya que sus células, tejidos y órganos se mueven en esa franja electromagnética. El corazón y el cerebro, por ejemplo, entran en resonancia con frecuencias externas similares. Es decir, los efectos nocivos de las radiaciones de frecuencias muy bajas sobre procesos tan importantes como la división celular o la comunicación intercelular se deben a que las ondas de 8,34 y 2 Hz coinciden en el mismo espectro. Así lo refleja cualquier electroencefalograma, ya que las ondas cerebrales tetha, delta y alfa están entre los 0y 12 Hz, por lo que pueden ser interferidas.
Las ondas de radio que emite la telefonía móvil son «no ionizantes», o sea, no tienen la capacidad de romper enlaces químicos. Los efectos más claros (no más peligrosos) de las ondas de radio (radiofrecuencias) sobre los seres vivos son efectos térmicos: si exponemos una zona de nuestro cuerpo aun campo de radio frecuencia suficientemente intensa, sentiremos calor. En el caso de la telefonía móvil se utilizan transmisores de muy poca potencia, tanto en los móviles como en las estaciones base, por  lo que el efecto de calentamiento por los campos de radiofrecuencia es escaso

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Neurología.




Deja un comentario