Manzanilla para el Invierno


La manzanilla es una planta muy conocida y utilizada desde hace siglos. Los antiguos egipcios, griegos y romanos la utilizaban para aliviar enfermedades relacionadas con el hígado e intestinos.
Esta planta crece en tierras secas y soleadas. Es muy común verla al margen de los caminos, carreteras y sembrados. Su época de colecta es en la primavera.
Es poseedora de numerosas propiedades que la hacen muy valiosa para la medicina natural y la aromaterapia.
Algunas de sus propiedades son:
Reduce dolores causados por la artritis.
Reduce inflamaciones cutáneas.
Disminuye sintomatología en alérgias.
Útil para tratar problemas digestivos (digestiva, expulsa gases, activa producción de bilis).
Tiene poderes cicatrizantes.
Es antiespasmódico (reduce dolores musculares).
Antiinflamatoria ocular (conjuntivitis, molestias oculares)
El aceite esencial de manzanilla puede ser utilizado para uso externo, aplicado en masajes, compresas frias en la zona afectada y baños. Tiene un excelente efecto relajante y sedante.
También podemos consumir la manzanilla en un rico y tibio té, ya que tiene gusto y aroma muy agradable.
Via otramedicina

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario