Medicación durante el parto


El uso de anestesia, analgésico o sedante debe evaluarse cuidadosamente, ya que pueden afectar la capacidad de la madre de tener un parto natural y de participar conscientemente en el proceso. Alteran la fisiología normal del parto o nacimiento, y aumentan los partos operatorios (cesáreas y fórceps).
La anestesia dificulta el movimiento de la madre; obliga al uso de fleboclisis para administrar ocitocina artificial, y un monitor para controlar los latidos. Desconecta a madre e hijo, y puede provoca somnolencia y relajación excesiva, interfiriendo con el inicio de la lactancia. Además, la mayoría de los medicamentos analgésicos y sedantes pueden pasar al feto y demorar varios días en eliminarse, lo que se aprecia en la respuesta disminuida de sus reflejos y en una somnolencia que dificultan el inicio de la lactancia.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario