Mejor sin lactosa


La leche y derivados, estos productos constituyen un grupo de de alimentos de suma importancia en la nutrición humana, pues aportan proteínas de muy alta calidad, lípidos, vitaminas, minerales de gran importancia como el calcio, y azucares en forma de lactosa. Es en este azúcar donde radica el “pero” de estos alimentos, que si bien en la lactancia constituye un aporte energético importante para crecimiento del bebe, en el adulto puede convertirse en un verdadero suplicio.

La lactosa es un azúcar presente en la leche y sus derivados es el causante de las mayorías de las intolerancias a los lácteos en el adulto. Esta intolerancia es el resultado de un hecho fisiológico, nuestro organismo cuando somos bebes esta preparado, en parte, para soportar la lactosa gracias a la lactasa  una enzima capaz de degradar este azúcar y convertirlos en elementos energéticos.
 
Pero esta capacidad innata se pierde con el paso de los años, siendo nula en muchos adultos y es muy común eschuchar -“a mi la leche no me sienta bien”- como resultado de esta perdida. Incluso en algunas razas como las orientales y africanas existe una intolerancia total a la lactosa, provocando retortijones, dolores abdominales y profusas diarreas por la ingesta de leche.
 
Los antiguos la solución que le dieron a este problema, fue el desarrollo de las leches fermentadas y yogures para poder eliminar la lactosa y así beneficiarse de los excelentes nutrientes  de la leche. No obtante esta solucion no elimina totalmente la lactosa de la leche y para los individuos mas susceptibles los lacteos sigue siendo un producto prohibitivo.
Sin embargo hoy en día existen productos en el mercado como los elaborados por Kaiku (Sin Lactosa, Digestión pesada) a los que se le elimina totalmente la lactosa, conservando las excelentes propiedades nutricionales de los lacteos  y dando así a muchos la posibilidad de poder disfrutar de un buen vaso de leche fresquita en estos días de verano.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario