Métodos anticonceptivos; eficacia comparada


Para conocer la eficacia real de los métodos anticonceptivos se utiliza el índice de Pearl, que no es más que un índice estadístico simple que calcula el riesgo o la probabilidad de quedar embarazada con el uso de un determinado método anticonceptivo y permite, por tanto, comparar los métodos entre sí de una forma simple.
El índice mide la probabilidad de embarazo no deseado que tienen durante un año 100 mujeres sanas y en edad fértil, que tengan relaciones sexuales libres, utilizando el mismo método anticonceptivo. Evidentemente, es un índice orientativo ya que el difícil reproducir la misma situación fielmente y con la misma experiencia entre los usuarios.
Además se habla del índice del método de dos formas;  utilizando con un uso ”habitual” (sin extremar el cuidado), o utilizando el método “perfectamente” (siendo escrupuloso y metódico en el uso del método anticonceptivo).
Si por ejemplo, 100 parejas usan un determinado método anticonceptivo durante 12 meses y se producen 5 embarazos durante este período, el índice de Pearl es de 5.
Por tanto un índice de Pearl bajo, significa un buen método anticonceptivo, mientras que un índice de Pearl elevado, significa que no lo es.
Es necesario conocer que, si 100 mujeres sanas y jóvenes no utilizaran ningún método anticonceptivo, aproximadamente 85 lograrían el embarazo (índice de Pearl de 85).
Los métodos anticonceptivos más eficaces serían la ligadura de trompas en la mujer (índice de Pearl menor del 0.5), y la vasectomía en el hombre (índice de Pearl menor del 0.1), pero ambos son procedimientos quirúrgicos y en muchos casos no reversibles.
El coitus interruptus o “marcha atrás”, tiene un índice de Pearl de alrededor de 25, siendo menor lógicamente si se realiza en el período del ciclo que no coincida con la ovulación. Evidentemente es un desastroso método anticonceptivo y no debe utilizarse.
Los espermicidas utilizados únicamente como método anticonceptivo, sin acompañarse de preservativo, son también un mal método anticonceptivo, ya que tiene un índice de Pearl de alrededor de 30. Una vez más será menor sí se utiliza en un período el ciclo de teóricamente menor probabilidad de ovulación.
Los métodos naturales y basados en el conocimiento del ciclo femenino y su fertilidad (Ogino, de la temperatura, método del moco cervical o Billings.) tienen un índice de Pearl muy variable, ya que si la mujer conoce bien su organismo y realiza correctamente el método puede ser tan bajo como de 1 a 5, pero en mujeres con ciclos irregulares puede llegar a ser alto como del 25.
Es un método que no produce efectos secundarios al ser natural, pero que tampoco protege de las enfermedades de transmisión sexual, por lo que debe ser utilizado por parejas estables y que sigan las instrucciones del método correctamente.
El preservativo masculino bien utilizado tiene un índice bajo, cercano a 2, mientras que si no se utiliza de una forma adecuada puede llegar a ser del 15, y además protege de las enfermedades de transmisión sexual. Similares resultados se obtienen para el preservativo femenino y el diafragma acompañado de espermicidas.
Los anticonceptivos hormonales tienen todos un buen índice de Pearl si son usados correctamente, de alrededor del 0.5. Si no se cuida su uso puede llegar a ser del 5 a 8, siendo algo menor este índice para los inyectables.
Los anticonceptivos en parches colocados sobre la piel son de similar efecto a los orales, aunque al ser más cómodos en su utilización parece que aseguran un mejor cumplimiento del tratamiento. Tienen como problema principal su posible desprendimiento, y por tanto, alteración en su funcionamiento
El dispositivo intrauterino (DIU) es uno de los métodos más fiables ya que presenta de forma general un índice del 0.6 aproximadamente, y si está bien colocado es seguro y no depende tanto de los cuidados del usuario.
Los implantes subdérmicos de progestágenos son muy seguros, con un índice de Pearl de aproximadamente 0.05. Se colocan en la cara interna del brazo y liberan las hormonas de forma controlada y duran varios años. A pesar de ser muy seguros pueden producir complicaciones locales en el brazo y producir alteraciones del ciclo menstrual que hace que algunas usuarias abandonen ese tratamiento.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario