Opciones para dar la leche extraída al niño


Para dar la leche extraída se debe usar lo que sea más adecuado a la edad del niño(a) y a la habilidad de la persona que lo alimenta.
Taza o vaso Para usarla/o bien se requiere de un cierto entrenamiento, tiempo y paciencia. Tiene la ventaja de estar siempre a mano, ser muy fácil de lavar y no interferir con el patrón normal de amamantamiento. Para darla hay que tener al niño en brazos, en posición sentada, acercarle la taza junto a los labios, apoyar taza en labio inferior, esperar que él niño adelante la lengua hasta el borde y “succione” lentamente el contenido con el labio superior.
La persona que alimenta al niño debe procurar una óptima interacción con él, ya que esto le reportará beneficios para su desarrollo afectivo-emocional. Si el niño aún se amamanta, idealmente la persona que le da la leche en vaso no debe ser la madre, para que el niño mantenga la asociación de ella con el amamantamiento y le resulte más gratificante, cómodo y natural alimentarse del pecho.
Mamadera
El chupete debe ser lo más parecido a la forma de la areola-pezón del pecho para permitir que los labios evertidos y la punta de la lengua protruida se apoyen en su contorno.
La punta del chupete debe gotear el líquido en la base de la lengua (límite del paladar duro-blando); debe tener 2 a 3 agujeros tan pequeños, o una ranura en X o en Y, que no permitan gotear el líquido si la mamadera se pone vuelta hacia abajo.
El niño debe hacer un “trabajo de ordeñamiento”, ejerciendo los movimientos mandibulares y linguales como si estuviera mamando, para satisfacer y agotar la necesidad de succionar, deglutir coordinadamente y estimular el desarrollo armónico de las estructuras orofaríngeas.
La mamadera debe darse con el niño acunando para mejor apego e interacción con la persona que lo alimenta.
Uso de Suplementadores
Hay muchos casos en que es necesario facilitar el amamantamiento a niños que no tienen posibilidad de hacer una buena succión. Es el caso de niños prematuros o de bajo peso de nacimiento que tienen poca fuerza para succionar, niños con un daño neurológico que afecta la organización de las funciones de succión-deglución, o niños con alteraciones morfológicas de la boca (labio leporino y/ o fisura palatina) que requieren de una técnica diferente de alimentación, manteniendo el amamantamiento como base de ella. Cuando el niño no es capaz de extraer toda la leche que necesita en cada mamada, o se quiere estimular la producción de la madre con la succión del niño, se recurre a un depósito auxiliar que suministra leche junto al pezón cuando el niño mama. Este consiste en un frasco o mamadera que contiene la leche extraída o formula, del cual sale un pequeño conducto o tubo que se adosa al pezón Cuando el niño succiona el pecho, succiona también el tubo recibiendo una mayor cantidad de leche de la que él puede extraer por sí solo en cada mamada.
El suplementador se usa también para reinducir la lactancia en el caso de haberla suspendido temporalmente y para inducir la lactancia en madres adoptivas.
Suplementador Al Dedo
Su función es administrar la leche materna extraída por la madre (manos limpias) con una sonda que se acopla al dedo que se introduce en la boca del niño(a) para que realice el ejercicio de succión y deglución, en caso de que esta por algún motivo no pueda darle al pecho directo.
Si debe ser administrada por otra persona, abuela, tía, esta debe realizar un buen lavado de manos y utilizar un guante para proteger su dedo, al cual acopla su sonda para que el niño(a) realice el ejercicio correspondiente.
Otros implementos usados por madres que amamantan
Escudos, cápsulas o amapolas Consiste en una argolla ancha que idealmente debe ser de silicona, suave que impida la adherencia al pecho como ventosa, que cubre la areola dejando un espacio circular libre donde se introduce el pezón. Esta pieza debe ser ventilada y calzar con una cúpula que deja un espacio de aire entre el pezón y la ropa de la mujer. Inicialmente, fueron creadas para recibir la leche que gotea entre mamadas y no mojar la ropa.
En oportunidades se utiliza en casos de grietas o erosión de la punta del pezón para evitar el contacto directo y el roce con la ropa. El uso de las amapolas mantiene la humedad, lo cual puede llegar a producir micosis. Se ha visto que el contorno exterior de la amapola a veces presiona en forma mantenida los conductos lactíferos, lo que puede producir obstrucción, retención de leche y lesiones de la piel. No se recomienda dormir con esta cápsula por mayor riesgo de lesiones. La leche que se junte en la amapola NO debe ser administrada al niño(a) por ningún motivo.
Formador de Pezón Consiste en un sistema de succión del pezón, controlado manualmente que permite alargar pezones cortos e incluso umbilicados. También es muy útil en caso de pezón rígido o duro, permitiendo con el ejercicio de succión- relajación mayor flexibilidad de los tejidos. Además de la forma comercial con campana y pera de succión, se puede utilizar un sistema artesanal muy fácil de armar con una jeringa desechable de 10 ml en la cual se corta el primer centímetro de la jeringa y se introduce el embolo en sentido inverso al uso tradicional, permitiendo que la misma madre ejerza presión de aspiración logrando el efecto en el pezón.
Cubre-pezón Usar con precaución en casos especiales cuando el niño no puede succionar por alteraciones anatómicas irreversibles.
Obturadores para fisura palatina Aún en casos de fisuras muy amplias es posible amamantar, por lo que no se recomienda el uso de obturadores
Actualmente hay consenso que el niño fisurado puede alimentarse desde el primer momento con pecho materno. Se ha comprobado que el niño aprende a mamar eficientemente si se usa la técnica de amamantamiento correcta: posición caballito, afirmar la mandíbula con la mano en posición de bailarina.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario