Paratuberculosis bovina o MAP y enfermedad de Crohn


Via lista de correo del Grupo AEII_org, podemos ver que entre el 3 y 8 de diciembre se presentó a investigadores, funcionarios de seguridad alimentaria y público en general el estudio o encuesta británico sobre la variedad y prevalencia de la enfermedad de Johne en el ganado vacuno del Reino Unido que tanto lleva esperando la comunidad de enfermos de Crohn y del que se pueden extraer algunas conclusiones y la impresión (o constatación) de que cada día que pasa Johnes y Crohn son dos apellidos cada vez más unidos aunque aún no se ha publicado un estudio que sea concluyente para todos.

Desde hace ya mucho, parte de la comunidad cientifica exigía algún tipo de estudio. De hecho, una de las primeras líneas de investigación, fue el tratamiento de la infección por micobacterias, siendo a fecha de hoy ya varios los equipos médicos  que creen que el causante de la enfermedad de Crohn es una bacteria llamada Mycobacterium Avium Paratuberculosis (MAP). Esta bacteria produce en el ganado la enfermedad de Johne, similar a la EC. Como es una bacteria capaz de infectar a diversas especies, se cree que una de ellas sería la humana.

La pregunta que surge evidentemente por parte de cualquier enfermo conocedor de todos estos datos  es obvia;  Si se sabe ya de sobra en el mundo entero que una vaca infectada con MAP es una vaca enferma ¿porqué no se hace nada al respecto y se sacrifican si hay evidencias científicas de que esta enfermedad bovina puede afectar a la raza humana?. Las respuestas nos pueden venir realizandonos otra pregunta;  A  ¿quién afecta negativamente la relación Johne – MAP – Crohn en caso de demostrarse tal relación?. La respuesta también es obvia, en primer lugar interesa mucho al gran lobby compuesto por las multinacionales productoras de  lácteos, en segundo a las grandes corporaciones ganaderas y en tercer lugar (porqué no?) las farmacéuticas. Si  se demuestra al fin que MAP es la causante de la EC es más que evidente que esta noticia significaría cuantiosas pérdidas económicas para todos estos lobbies de presión (y otros que seguramente se nos escaparán visto desde nuestra modesta perspectiva).

Una de las primeras polémicas surgidas de esta encuesta es en cuanto al resultado de los datos.  La comunidad científica opina que la técnica estadística es muy complicada y que estos datos no les cambia su punto de vista sobre la enfermedad de  Crohn pero parece ser que al mismo tiempo se están elaborando informes para diseñar una estrategia de control sobre la enfermedad en todos los ámbitos (a nivel bovino y a nivel humano). Esto último resulta un tanto paradójico e incongruente viendo la postura inicial de la comunidad científica, por un lado dudan de los datos pero sin embargo toman medidas de prevención y control sobre este tema. ¿Lo entienden?.
En una noticia de febrero en AgroDigital podemos leer que actualmente Holanda cuenta oficialmente con un protocolo contra la paratuberculosis bovina en el que participan el 80% de los ganaderos de dicho país. Son varias las organizaciones agrarias holandesas las que dicen que la enfermedad puede ser controlada en 2011 y para ello desde enero del 2010 será obligatorio que todas las explotaciones lácteas participen en el programa. Actualmente, el frente más importante para poder controlar la enfermedad de Johne es una nueva vacuna que reduce considerablemente la excreción de bacterias de vacas con paratuberculosis desarrollada y llevada a cabo por la Universidad holandesa de Utrecht durante dos años. Paralelamente, investigadores de la Universidad de Cornell (EEUU) han desarrollado una vacuna que la prevendría.
En el Reino Unido también se están tomando ciertas medidas entre las que se incluye un programa de erradicación de Johne en Orkney y Shetland sacrificando el ganado bovino infectado.  En el resto de UK se están haciendo análisis para detectar ganado enfermo. La consigna es no alimentar a los terneros con la leche de vaca que haya dado positivo en el análisis pero no quedando claro si esta misma leche se sigue derivando para el consumo humano, algo que debería de aclararse de forma inequívoca.

Y se preguntarán, en España, ¿qué?, se hace algo al respecto, ¿se está sacrificando ganado?, ¿se están apartando las vacas afectadas?, ¿existe algún protocolo?, por lo que a esto respecta hemos realizado unas pocas indagaciones y de momento no hemos encontrado nada. En cuanto a investigación podemos leer en la web de Cordis que  la Unión Europea con fondos comunitarios financia una investigación sobre el MAP (encuadrados en los proyectos  ASSESS MPTB RISK y PARA-TB TRANSMISSION, financiados mediante el Quinto Programa Marco (5PM) comunitario con 719.224 euros y 1,3 millones de euros respectivamente) en la que hay un grupo de investigadores españoles que junto a colegas británicos, checos, franceses, alemanes, griegos, holandeses y noruegos, utilizaron tres técnicas de genotipado para identificar las cepas concretas de Map contenidas en 164 muestras obtenidas de 19 especies tanto de ganado domesticado como de otros animales salvajes.

Los resultados del estudio (Stevenson, K. 2009, publicado en Internet el 7 de octubre. DOI: 10.1186/1471-2180-9-212.), presentados en la revista de acceso abierto BMC Microbiology, respaldan la teoría que apunta a la existencia de reservas de infección en animales salvajes y relacionan MAP como la bacteria que provoca la tuberculosis en humanos y vacas.  No asegurando o no quedando claro que la transmisión en humanos sea consecuencia del ganado bovino enfermo quedando así de nuevo la puerta abierta a las suposiciones y especulaciones.

Actualmente Holanda cuenta con un programa oficial contra la paratuberculosis bovina o enfermedad de Johne en el que participan el 80% de los ganaderos holandeses. La organización agraria holandesa LTO, así como la Organización Láctea Holandesa (ZO) y la Corporación Láctea (PZ) apoyan que la enfermedad pueda ser controlada en 2011. A partir de 2010, será obligatorio que todas las explotaciones lácteas participen en el programa.
Una investigación llevada a cabo por la Universidad holandesa de Utrecht durante dos años, ha desarrollado una nueva vacuna que reduce considerablemente la excreción de bacterias de vacas con paratuberculosis. En el estudio se realizó un seguimiento de la vacuna midiendo las reacciones en el sistema inmunológico de las vacas. Se comprobó que por medio de la activación del sistema inmunológico de las vacas se reduce la excreción bacteriana, con lo que las terneras jóvenes, más sensibles al contagio, corrían menos riesgos de infección.

También, investigadores de la Universidad de Cornell (EEUU) han desarrollado una vacuna que previene la enfermedad de Johne. El equipo de científicos de Cornell identificó y preparó el antígeno necesario para el desarrollo de la vacuna, el cual está bajo licencia de Biotechnology Research and Development Corp.

La paratuberculosis bovina o enfermedad de Johne está provocada por la bacteria Mycobacterium paratuberculosis. Dicha enfermedad provoca diarreas a los animales. Además, la leche de las vacas enfermas puede provocar la enfermedad de Crohn en humanos, cuyos síntomas son diarreas y hemorragias.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario