Por que duele la mandíbula en un ataque cardíaco


Padecemos un infarto o angina de pecho cuando el riego sanguíneo al músculo cardiaco es insuficiente, como todos los músculos sin aporte de sangre no puede trabajar y falla o se detiene.
Este fallo de aporte sanguíneo se traduce por un dolor muy especial, es un dolor opresivo retro-esternal, en la zona central del pecho, que se irradia hacia el hombro izquierdo y brazo, pudiendo llegar hasta la muñeca; también se irradia hacia arriba por el cuello y la mandíbula; y también por abajo en la zona de la barriga. Es un fenómeno llamado dolor referido.
Es un dolor constante y opresivo, no punzante, y por su distribución a veces los deportistas lo confunden con dolor en el hombro / brazo por el circuito de pesas, dolor en la barriga por entrenar tras comer, y dolor en cuello /mandíbula de tipo muscular.
Se acompaña de lo que llamamos un cuadro vagal, bajada de tensión, mareo, palidez, sudoración, y en el pulsómetro vemos un descenso significativo del ritmo cardiaco seguido de cambios de ritmo y palpitaciones.
Este cuadro que debería alarmarnos, cuando le sucede a un deportista que está entrenando, puede pensar en un ataque de fatiga, lo que llamamos “una pájara” y no piensan en algo más hasta que el dolor se hace muy intenso y no desaparece con el reposo.
En atletas veteranos o en diabéticos podemos encontrarnos con infartos sin dolor, lo cual complica mucho más el diagnóstico.
Afortunadamente para los médicos el dolor cardiaco es muy especial, y como es descrito por el paciente nos da pistas de si realmente es un infarto o un dolor parecido pero de causa diferente (una crisis de ansiedad por ejemplo). Aun así siempre se realiza la misma batería de pruebas para descartar el dolor cardiaco y por tranquilidad del paciente.

Califica este Artículo
1 / 5 (1 votos)

Categoría: Cardiología.




One Response to “Por que duele la mandíbula en un ataque cardíaco”

  1. chelo Dice:

    ¿porque el dolor de un infarto se irradia ala mandibula que lo causa o cuales son sus rasones?


Deja un comentario