Pre Parto


Durante el trabajo de parto se van preparando las condiciones fisiológicas y emocionales adecuadas para el nacimiento y el inicio de la lactancia. La ocitocina, además de provocar las contracciones, tiene un conocido efecto vincular, que al actuar durante un tiempo prolongado y en aumento progresivo, va preparando a madre e hijo para la separación y re-encuentro del nacimiento. Esta hormona además, estimula la liberación de endorfinas, que inducen sensación de bienestar e inhiben el dolor.
El proceso está dirigido fundamentalmente por estructuras del sistema límbico e involucra a muchas otras sustancias y hormonas, como adrenalina, prostaglandinas, ACTH, etc. La corteza se “apaga” durante el trabajo de parto, y la madre entra en un estado de conciencia especial. Bajo estas condiciones, la madre puede sentirse muy vinculada con su hijo, y con el apoyo de estas hormonas, puede enfrentar mejor el dolor, y el trabajo de parto se desarrolla más fácilmente. El miedo, ansiedad, stress, o un ambiente inadecuado “despiertan” las alertas corticales (generalmente comandado por la liberación de adrenalina), alteran el equilibrio hormonal, entorpecen el trabajo de parto, y el dolor puede transformarse en sufrimiento, al perder sentido y dirección.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario