Prevenir la Malaria


Buenas noticias en la lucha contra la malaria. El informe sobre la enfermedad que hizo público ayer la Organización Mundial de la Salud refleja que las muertes por el plasmodio que causa la infección han bajado de 985.000 a 781.000 entre 2000 y 2009 (un 20,7% menos), aunque el número de afectados apenas ha descendido un 3% (de 233 millones a 225 millones). “Son los mejores resultados vistos en décadas. Después de tantos años de deterioro y estancamiento en la situación, los países afectados y sus socios están ahora a la ofensiva. Las estrategias actuales funcionan”, ha dicho la directora de la OMS, Margaret Chan.
El dato de los fallecimientos es tan positivo que los responsables del programa de lucha contra la enfermedad de la OMS se han atrevido a proponer algo que hace solo tres años ningún experto habría propuesto: acabar, si no con la infección, como propusieron entonces Bill y Melinda Gates, al menos con los fallecimientos en 2015.

La idea va incluso más allá de lo recogido en los Objetivos del Milenio, que fijaban una reducción de las defunciones del 75% para esa fecha. El problema, según admite la OMS, es de dinero: si este año se ha dispuesto de unos 1.800 millones de dólares para combatir la enfermedad (unos 1.300 millones de euros), en 2015 haría falta el triple. Y los donantes -países y filántropos- no parecen estar por la labor.
Porque, al final, sin dejar de lado otros desarrollos como las vacunas, que serán el golpe definitivo, parece posible acabar con la mortalidad atribuida a la malaria con los medios que ya existen. La introducción de las terapias combinadas con artemisinina (una sustancia que se extrae de una planta de origen chino) han conseguido reducir la letalidad de la infección. Y, sobre todo, la expansión del uso de mosquiteras para evitar el contagio a los niños -los más afectados, aproximadamente el 90% de las muertes- que también sirven para prevenirla. Y a un precio asumible: menos de siete dólares (unos cinco euros) cada mosquitera.
Este sencillo dispositivo ha experimentado un tremendo empuje en los últimos años. Ya hay más de 578 millones de personas en el África subtropical -la zona más amenazada- que disponen de estas redes impregnadas de insecticida.
El otro gran avance es la distribución de pruebas rápidas para detectar la enfermedad. El objetivo es que “no todas las personas con fiebre reciban la antimaláricos”, dice la OMS, ya que esta decisión, aparte de encarecer el acceso a los fármacos, puede favorecer la aparición de resistencias, lo que supone en estos momentos el mayor peligro para consolidar los avances. Ya el 35% de los casos que se tratan ha recibido un diagnóstico previo, cuando hace apenas una década solo se hacía pruebas al 5%.
El resultado es que prácticamente la mitad de los países afectados, que se distribuyen en torno a zonas tropicales, ha conseguido reducir más de un 25% el número de casos en 10 años. De ellos, hay que destacar 11 africanos (aunque en el continente queda otra treintena en la que casi no se han visto progresos).
Es en esta región donde se concentran los esfuerzos. La OMS destaca que en el 42% de los hogares africanos ya hay al menos una mosquitera -aunque todavía lejos del 80% que se considera necesario- y que el 35% de los niños menores de cinco años dormía con este protector.
La OMS recoge un nuevo riesgo, que puede ser, a la vez, un estímulo para la investigación. Este año, por primera vez en medio siglo, se ha encontrado en Europa una colonia de mosquitos capaces de transmitir la malaria. Aunque no suponen un peligro para la salud, las autoridades mundiales son conscientes de que si la amenaza se acerca a los países ricos, estos pueden sentirse empujados a trabajar para su erradicación.
Fuente: El País.Com
Articulos Relacionados :MalariaCambio Climático y saludCircuncisión y SidaVacunación Contra la Meningitis y OMSActualización VIH/SidaNeumonía en niñosEspaña y lucha contra el SIDAFalsificación de Fármacos

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario