Principales métodos para tratar una hernia discal


La hernia discal es un padecimiento más recurrente del que pensamos. Este se produce cuando por cambio por un desplazamiento o cambio en la consistencia de un disco que separa 2 vértebras, este se “mueve” del lugar que le corresponde. Así la médula espinal queda comprimida dentro de las vértebras, los discos intervertebrales y los ligamentos, provocando un dolor que se siente más fuerte en el cuello o la parte baja de la espalda, dependiendo de si es hernia discal cervical o hernia discal lumbar.

Por fortuna existen varias maneras de tratar este padecimiento. Si es leve, los doctores indican un procedimiento “conservador”, es decir, sin necesidad de recurrir a la cirugía. En este caso podemos recurrir a las siguientes alternativas:

Tratamiento con medicamentos: Se da a base de un cóctel de antinflamatorios no esteroides, analgésicos, complejo de Vitamina B12, entre otras medicinas que pueden aplicarse por vía oral o intramuscular por un periodo de tiempo que varía de acuerdo a la evolución de cada paciente (de exceder el número de semanas previstas por el especialista, se suele aumentar las dosis o pasar a un tratamiento más fuerte).

Tratamiento con inyecciones de ozono: Este tratamiento se realiza en tres etapas. La primera de ellas consiste en colocar las inyecciones en los músculos para vertebrales durante varias sesiones. Luego vendrán las inyecciones en el centro del disco invertebral, que deberán ser aplicadas con anestesia local. Y finalmente, se vuelve a poner inyecciones sobre el músculo para vertebral. Aunque los efectos demoran en sentirse de 2 a 6 semanas, la ventaja es que casi no hay complicaciones y no se altera la anatomía corporal.

Tratamiento kinésico: Es una conjunción de la aplicación de Ultrasonido, Onda Corta, Microondas y Masoterapia. En caso se presente adormecimiento en una de las piernas o haya pérdida de fuerza, será mejor recurrir a una intervención quirúrgica con tecnología óptica moderna (cirugía microscópica).

Extirpación quirúrgica: Es la opción más efectiva y contundente. La idea es que se haga una incisión en or el centro de la columna en la zona lumbar (a través de una operación tradicional) o por una pequeña herida de dos a tres milímetros en un costado de la columna (a esto se le llama Nucleotomia Lumbar Percutanea Automatizada).

Sea cual sea grado de dolor que pueda ocasionar la hernia discal, se debe acudir de inmediato al especialista, pues en estos casos la más mínima demora suele ser altamente peligrosa.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Traumatología.




Deja un comentario