Prurito anal, picor en la zona del ano


Esta afección (prurito anal) produce picores en la zona del ano que pueden ser mínimos y no molestar o, por el contrario, el escozor induce a rascarse lo que conlleva malestar y nerviosismo. La aparición del prurito anal responde a la eliminación de sustancias tóxicas en la materia fecal que quedan en contacto con esa zona y la presencia de eczemas, aunque algunas veces tiene un origen psicosomático.

Tratamiento

Resulta fundamental para revertir esta afección tomar medidas respecto de la higiene y la alimentación. Conviene eliminar el uso del jabón o usar sólo jabones neutros de glicerina que no dañen la piel. La limpieza anal se realizará después de evacuar y antes de acostarse con infusión de manzanilla.

En cuanto a la alimentación, se evitará cualquier sustancia tóxica o perjudicial para la piel como la sal, la pimienta, los embutidos, las gaseosas. Se aconseja una dieta desintoxicante y purificante a base de verduras y frutas crudas, para luego incorporar los lácteos. Cuando el prurito desaparezca se volverá a la alimentación normal.

Prurito anal, picor en la zona del ano Proctología

Además, es conveniente aplicar compresas calientes en el ano, beber tres tazas diarias de infusión de ortiga blanca y aplicar emulsiones de almidón de glicerina en la zona afectada debido a que el almidón calma cualquier tipo de picor.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Proctología.




Deja un comentario