Que es el Hipotiroidismo subclínico


El hipotiroidismo subclínico es una disfunción tiroidea mínima en la que se da una alteración en los niveles de la hormona TSH, que esta elevada, mientras existen niveles normales de hormonas tiroideas periféricas (T3 y T4).

La TSH se encuentra entre cuatro y veinte mUI/L, mientras que los niveles de hormonas T3 y T4 son normales, y además no existen síntomas claros de hipotiroidismo.
Es necesario repetir la determinación hormonal al de un tiempo (uno o dos meses) para excluir un error del laboratorio. Alrededor del 5% de estos casos evolucionan anualmente a hipotiroidismo (sobre todo si se asocian a niveles elevados de anticuerpos antitiroideos, niveles más elevados de TSH y el edad avanzada), por lo que deben ser vigilados periódicamente.
Es una entidad relevante ya que cerca del 10% de las personas mayores de 45 años pueden sufrirlo (sobre todo mujeres).
En algunos casos se considera que puede afectar a su capacidad mental produciendo, cansancio, o alteraciones en su pensamiento produciendo problemas de memoria, alteraciones de la concentración, y cuadros de tipo psiquiátrico como la depresión.
También se asocia a la obesidad y al aumento del colesterol, lo que se traduce en un mayor riesgo cardiovascular.

Algunos pacientes presentan los síntomas típicos del hipotiroidismo como la intolerancia al frío, la piel seca, el estreñimiento.
También se ha relacionado con alteraciones menstruales en mujeres fértiles, incluyendo problemas de fertilidad.
Todo ello hace que cada vez se tenga más en cuenta esta entidad y se tienda a intentar diagnosticarla cuanto antes.
Algunos autores se cuestionan si debe ser tratado si solo es un hallazgo sin más, aunque casi todos coinciden en que su tratamiento debe hacerse en caso de que coexista con síntomas como los mencionados previamente, o existan problemas de fertilidad o de riesgo cardiovascular, ya que la adición de hormona tiroidea con un estricto control no tiene efectos perjudiciales. En muchos enfermos lo que se hace es tratar si hay síntomas, y valorar en unos meses si los síntomas han mejorado.
Si han mejorado se mantiene el tratamiento, y si no se ve mejoría, se retira. En todo caso, parece claro que el manejo de cada paciente es individualizado, siendo las decisiones diferentes en cada caso.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario