¿Que se puede hacer si el bebé deja de mamar?


A veces el bebé que tenía tiempo amamantándose, de pronto pierde el interés en lactar y comienza a rechazar el pecho. Esto puede significar que le están pasado varias cosas al bebé, y está tratando de comunicar que puede estar cursando:

– Dolor en la boca debido a la dentición, o causado por una infección por hongos como la candidiasis.
– Infección del oído, que causa dolor al succionar.
– Dolor causado en una determinada posición al lactar, ya sea por una lesión en el cuerpo del bebé o por sensación de dolor en la zona en que ha sido vacunado
– Estar enfadado debido a una separación prolongada de la madre o a un cambio importante en la rutina
– Estar distraído durante la lactancia e interesarse en otras cosas a su alrededor
– Resfrío o congestión nasal que dificulta la respiración al lactar
– Uso desmedido de fórmulas lácteas con biberón o por el uso excesivo del chupete
– Enfadado por escuchar personas, discutiendo o hablando en forma agresiva con otros miembros de la familia durante la lactancia – Reacción al estrés, a la sobre-estimulación o a haber tenido que esperar repetidamente cuando deseaba lactar.

Por lo tanto frente a esta situación se hace necesario:

– Extraer leche materna en los mismos horarios en los que el bebé solía lactar para prevenir la congestión y la obstrucción de los conductos mamarios.
– Utilizar temporalmente otro método de alimentación para darle la leche materna al bebé, tal como un vasito, una cuchara, o un suplementador a caída libre.
– Mantener una cuenta de los pañales mojados del bebé para asegurarse de que esté consumiendo suficiente leche materna, (mínimo 6 por día).
– Seguir ofreciendo el pecho al bebé. Si el bebé se muestra frustrado, parar e intente de nuevo más tarde. Intentarlo cuando el bebé esté durmiendo o tenga mucho sueño.
– Probar distintas posiciones de lactancia.
– Enfocar toda la atención en el bebé y confortarlo con más caricias y mimos.
– Amamantarlo en una habitación tranquila, sin distracciones y meciéndolo.
– No hay que confundir este rechazo con la gran eficiencia al mamar que muchos bebés adquieren, con lactancia de sólo algunos minutos a los 4 a 5 meses.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario