Retención de leche


Suele evidenciarse como nódulos mamarios sensibles, en ocasiones recurrentes, que no causan mayores molestias.

Son producidos por mal vaciamiento del área que drena uno o mas conductos, puede ser debido a una compresión externa, mal posición al amamantar o al dormir, sostén apretado, cápsula colectora de leche no adecuada, o a una obstrucción interna de la mama, variación anatómica con estrechez de un conducto o tapón de leche espesa por exceso de grasa, que puede ser agravada por un mal vaciamiento por parte del niño por un periodo prolongado entre mamadas. Al examen físico sólo se observa un nódulo mamario sensible a la palpación.
Para evitar este problema es recomendable:

– Realizar masaje.
– Colocar calor local en toda la mama al amamantar.
– Utilizar diferentes posiciones al amamantar, para favorecer un mejor vaciamiento.
– Evitar la compresión externa de la mama.

En las madres excretoras de tapones de leche espesa, se ve mejoría al limitar la ingesta de grasas poliinsaturadas en su dieta y agregar lecitina. Si en la zona se presenta mucho dolor y enrojecimiento se debe descartar una mastitis, pues la retención de leche puede es un factor pre disponente para la producción de una mastitis.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario