¿Se puede seguir amamantando en presencia de un nuevo embarazo?


El embarazo origina niveles de estrógeno placentario y otras hormonas que disminuyen la producción de leche y modifican su sabor, asemejándose más al calostro, algunos bebés rechazan esto y se destetan, y otros lo rechazan primero pero “se reenganchan” después y la succión remonta la producción de leche. Si aparecen contracciones, hay que tener presente que la succión estimula la producción de oxitocina, por lo que en algunos casos será necesario suspender la lactancia.
Cuando nace el nuevo bebé la madre posee mamas que funcionan mejor, ya que hay dos bebés succionando, lo que produce más leche. La madre no suele sentir ingurgitación de los primeros días pues el bebé más grande ayuda al vaciamiento, lo que a su vez ayuda a la rápida subida de la leche, de modo que el 2º bebé suele perder menos peso los primeros días. Si el bebé más pequeño es algo lento para succionar, y mama después del primero, encontrará que “ya ha bajado la leche”. Finalmente ambos bebés pueden mamar a la vez o por turnos. El mayor ya come otras cosas, de modo que no va a privar al menor de su principal alimento, ya que es él como más pequeño quien tiene la preferencia. Sin embargo, no es rutinario recomendar la continuación de la lactancia durante un nuevo embarazo, por los grandes requerimientos nutricionales a la madre por parte de ambos procesos simultáneos: embarazo y lactancia y/o lactancia de dos hijos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario