Síndrome confusional


Se caracteriza por una alteración de la atención que lleva a una desorientación en el tiempo y espacio y a un desconocimiento personal.
Ante casos así, las respuestas que da la persona son inadecuadas, no comprende las órdenes, es incapaz de mantener un orden coherente en sus pensamientos y acciones, tiene un lenguaje incoherente e ilusiones sensoriales y alucinaciones generalmente visuales.
Estos si bien pueden ser síntomas aislados de otros problemas de salud neurológicos o por el consumo de sustancias adictivas o medicamentos que tienen estos efectos, para diagnosticar el síndrome y estos signos deben descartarse enfermedades como la ataxia, afasia, hemiparesia o hemianopsia.
Por lo general el síndrome confusional, surge cuando la persona ha padecido.

Neumonía.
Sepsis.
Encefalopatía hepática.
Uremia.
Insuficiencia cardiaca.
Hipoxia e hipercapnia.
Hipoglucemia e hiperglucemia.
Tumores cerebrales.
Hemorragias cerebrales.
Meningitis.
Delirium tremens.
Está bajo los efectos de ciertas drogas.
Síndrome de abstinencia ante ciertas drogas.

La atención inmediata de estos síntomas es importante, ya que hay posibilidades de tratamiento cuando se detectan a tiempo.
Por lo general los síntomas pueden fluctuar de intensidad y es ocasionado por diversas afecciones cerebrales, entre las que se encuentran: tumores, hemorragias, temblores, hipertensión, sudoración y taquicardias entre otros.
Su tratamiento específico depende del diagnóstico y del origen del problema y por lo general una vez controlado éste, el tratamiento se puede manejar adecuadamente.
Por lo general, se utilizan psicofármacos de varios tipos para controlar las alucinaciones, la agitación, la intranquilidad y para prevenir que los enfermos que hagan daño a sí mismos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario