¿Tendré leche suficiente?


Generalmente las madres producen la cantidad necesaria de leche requerida por los bebés. En situaciones excepcionales, si una madre no produce suficiente leche, lo habitual es que se trate de alguno de los siguientes casos: La posición del niño o el agarre del pecho no están correctos, por lo cual el bebé no vacía bien las mamas y éstas disminuyen la cantidad de leche producida. Suele asociarse además dolor al amamantar y aparición de grietas en los pezones, lo que hace necesario corregir la posición. Hay leche pero la madre no percibe “la subida de la leche” y duda que tenga suficiente. En este caso si el bebé extrae la leche necesaria eficazmente, estará tranquilo y feliz y moja 4-5 pañales diarios, con orina clara. Existe mayor demanda de leche por el crecimiento del bebé, se debe recomendar poner al bebé a mamar siempre que él quiera y la madre perciba que tiene hambre, (no otras necesidades, como sueño o aseo). Es necesario asegurarse que se toma el pecho con la boca, abarcando el pezón y la aréola, ya que así vacía bien los depósitos de leche, incluyendo la leche del final, que tiene más grasa con adecuado aporte de calorías. La estimulación de la piel del pecho asegura el funcionamiento de las hormonas de la lactancia, sobre todo las primeras semanas. Si los pechos igual quedan muy ocupados, es beneficioso extraerse la leche sobrante de la mamada para vaciar mejor los pechos y estimularlos a que fabriquen más.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario