Tener el colesterol elevado, puede causar Alzheimer



Entre los muchos factores que se asocian al padecimiento del Alzheimer precoz, se encuentran los niveles elevados de colesterol. Los hábitos de vida adecuados, entre los que se encuentran una adecuada alimentación, parecen tener relación con la prevención de esta enfermedad.

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?
Más de 35 millones de personas en el mundo tienen enfermedad de Alzheimer, un deterioro progresivo de la memoria y de otras funciones cognitivas. La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia, también asociada con la enfermedad vascular intracerebral.
El principal factor de riesgo es la edad: la incidencia de la enfermedad se duplica cada 5 años después de los 65 años de edad, afecta al 4 por ciento de las personas entre 65 y 74 años, y al 30 por ciento de los mayores de 85 años. Sin embargo, datos de centenarios muestran que la enfermedad de Alzheimer no es necesariamente el resultado del envejecimiento.
La mayoría de los casos son esporádicos (no genéticos) o de comienzo tardío. Y menos del 5 por ciento de los casos muestran una asociación familiar (causas genéticas) antes de los 60 años.
La enfermedad de Alzheimer se caracteriza por placas seniles, depósitos de beta-amiloide y ovillos neurofibrilares en la corteza cerebral y en la sustancia gris subcortical. Se han detectado muchas lesiones moleculares, pero los datos disponibles señalan que existe un acúmulo de proteínas plegadas en el cerebro como la beta-amiloide entre otras, que producen un daño oxidativo e inflamatorio que conduce a un fallo energético y a una disfunción de las sinapsis cerebrales.
En la enfermedad de Alzheimer el daño vascular y la inflamación del parénquima cerebral perpetúan el ciclo de agregación de proteínas y la oxidación en el cerebro; el daño ocasionado por los ictus y las lesiones de la sustancia blanca contribuye al deterioro cognitivo.
La enfermedad isquémica afecta del 60 al 90 por ciento de los pacientes con enfermedad de Alzheimer, y los infartos representan un tercio de las lesiones vasculares en la autopsia. Aunque los mecanismos que pueden originar la enfermedad de Alzheimer son numerosos, algunos estudios sugieren una conexión con el metabolismo del colesterol.
Conexiones entre Alzheimer y colesterol
Una alteración en el metabolismo del colesterol es una hipótesis atractiva; así, los portadores del gen de la Apolipoproteina E4, que está implicada en el metabolismo del colesterol, tienen un mayor riesgo genético de enfermedad de Alzheimer.
El colesterol es un constituyente esencial de las membranas de las neuronas y la hipercolesterolemia se asocia con niveles elevados de la proteína beta-amiloide en el cerebro de personas de 40 a 55 años y mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer.
También el aclaramiento por el cerebro de la betaamiloide se reduce cuando existe un exceso de colesterol esterificado.
Algunos estudios observacionales han demostrado que el uso de estatinas, fármacos para reducir el colesterol, en personas con hipercolesterolemia se asocia con un menor riesgo de enfermedad de Alzheimer. Las estatinas reducen la cantidad de colesterol libre en las membranas de las células y pueden disminuir la producción de la proteina beta-amiloide en el cerebro.
En resumen, los numerosos estudios sobre el papel del colesterol en la enfermedad de Alzheimer sugieren que la hipercolesterolemia es sólo un factor de riesgo del desarrollo precoz y no tardío.
La enfermedad de Alzheimer no tiene cura y menos aún en las fases en que suele diagnosticarse. Cuando el neurólogo determina la presencia de la enfermedad, el proceso de degeneración ya lleva varios años en marcha.
Por esto, es necesario un cambio de mentalidad y tratar de identificar el deterioro cognitivo leve que ocurre mucho antes.
También tenemos que tener en cuenta que existen unos hábitos de vida saludables que pueden prevenir el trastorno. Así, existen datos científicos que avalan que la dieta mediterránea se asocia a una menor incidencia de Alzheimer.
Lo mismo sucede con la actividad física moderada practicada en la edad adulta. También se ha demostrado que el ejercicio físico mejora el déficit cognitivo ya instaurado.
Así mismo, la educación y el entrenamiento cerebral son elementos preventivos. En general, cuanto mayor suele ser el nivel cultural de una persona, menor es la incidencia de Alzheimer.
Vía Puleva

Nuestra recomendación….
A parte de, como hemos comentado anteriormente, tener una dieta equilibrada, sobretodo rica en frutas y verduras (a poder ser ecólogica o de cultivo propio evitando pesticidas y herbicidas), hacer deporte o ejercicio físico moderado, hacer ejercicios mentales, tener una mente activa, nosotros te recomendamos también reforzar nuestro organismo con vitaminas y minerales naturales 100%:
Complejo Omega 3   –   Contiene 90 comprimidos

Un práctico suplemento alimenticio de aceite de pescado que aporta ácidos grasos poliinsaturados Omega 3, EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido decosahexaenoico). Estos ácidos grasos esenciales no se pueden sintetizar por el organismo así que deben obtenerse a través de la dieta o de un suplemento. Son importantes por el papel que desempeñan en la estructura de las membranas y tienen una influencia beneficiosa sobre el sistema de defensas del organismo, el sistema cardiovascular y las funciones cognitivas.  Sin colorantes o sabores artificiales, ni conservantes añadidos.

SOLO DISPONIBLE EN TU TIENDA ONLINE

MEJORA LA SALUD tu Tienda Online, tu Tienda de Confianza, los únicos que te damos 90 días de satisfacción en todos nuestros productos o te devolvemos íntegro el dinero, sin gastos de devolución. Además puedes realizar tus compras cómodamente desde tu casa, en tan sólo 3 días hábiles entregamos el pedido en toda la Península y dispones de tres modos de pago: PAYPAL, VISA / MASTERCARD o Transferencia Bancaria.




This entry was posted
on Jueves, diciembre 16th, 2010 at 10:32 am and is filed under Nutrición.
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.

You can leave a response, or trackback from your own site.




Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Cardiología.




Deja un comentario