Trabajando en una residencia


 

 
Como ya sabrán los que sigan el blog desde hace tiempo y hayan leído algo sobre mí, actualmente trabajo como fisioterapeuta en una residencia de mayores en la provincia de Málaga. Aunque he trabajado (y trabajo) en otros ámbitos y con otro tipo de pacientes, es en el trabajo con mayores donde tengo más formación y experiencia. Desde este blog he compartido información sobre lesiones frecuentes que han tenido muy buena acogida, como los artículos sobre lesiones de rodilla (más de 100 comentarios), esguince de tobillo (más de 100 comentarios en conjunto en los artículos relacionados con esguince de tobillo) y otros artículos con muchas visitas y valoraciones positivas: lesiones de espalda, ergonomía, ejemplos de ejercicios para mantenerse en forma sin salir de casa y otros. También he dado consejos y recomendaciones sobre temas diversos en los consultorios de fisioterapia realizados en laopiniondemalaga.es, y en ese mismo diario digital he publicado un texto titulado la realidad de una residencia en el que contaba más o menos mi día a día en la residencia en que trabajo, tratando de dar un poco de luz al sector de las residencias de mayores puesto que es habitual que sólo se hable de ellas cuando ha habido algún accidente, estafa o problema.
Siguiendo en la línea de ofrecer una visión cercana y positiva del sector de las residencias de mayores escribiré con cierta frecuenta sobre este tema en tufisio.net, con el objetivo de ofrecer mi experiencia personal en el trabajo en este tipo de entornos y con el objetivo de que pueda servir de guía para aclarar algunas dudas y quitar algunos miedos.
 
Un sector difícil.
Las personas mayores que se convierten en residentes lo hacen por muy diversos motivos: demencias (Alzheimer y otros), incapacidades físicas, deterioros debidos a la edad o enfermedad, problemas económicos, sociales y otros factores que provocan la necesidad de una atención que no pueden recibir en su domicilio. Cada residente, además de unas circusntancias físicas, mentales y sociales propias, tiene un entorno familiar específico, así como una forma de ser característica. Todo esto hace que la atención a los mayores sea todo un reto en todos los aspectos. Requiere contínuamente un trabajo muy organizado y coordinado para satisfacer todas las necesidades en todos los aspectos. Eso sí, todo lo que tiene de difícil lo tiene de gratificante, por eso creo que merece la pena contar mi experiencia y compartirla con todos vosotros. Os espero en futuros artículos sobre el tema.
 
¿Conocéis el sector de las residencias de mayores? ¿Algún familiar o conocido ha estado en una? ¿Qué visión tenéis sobre el sector?
 
Imagen libre de derechos.
En bitacoras.com: salud, fisioterapia, prevención.
{jumi }
 
 
 

Califica este Artículo
1 / 5 (1 votos)

Categoría: Tercera Edad.




Deja un comentario