TRASMISION DE VIRUS A TRAVES DE LA LECHE MATERNA


Citomegalovirus (CMV) El citomegalovirus puede colonizar de forma intermitente la leche materna. Aunque se ha comprobado la transmisión de CMV a través de la leche materna, en general no causa enfermedad en el neonato, presumiblemente por la transferencia pasiva de anticuerpos maternos. Sin embargo, los recién nacidos prematuros tienen un riesgo potencialmente mayor de presentar una enfermedad sintomática y secuelas que los recién nacidos a término.
Los niños nacidos de madres seronegativas para CMV que experimentan seroconversión durante la lactancia y los niños prematuros con bajas concentraciones de anticuerpos maternos adquiridos por vía transplacentaria, pueden desarrollar una enfermedad sintomática con secuelas a causa de la adquisición de CMV a través de la leche materna. La decisión sobre cómo alimentar a los recién nacidos prematuros de madres seropositivas para CMV debe tener en cuenta tanto los posibles beneficios de la lactancia natural como el riesgo de transmisión de CMV. La pasteurización de la leche parece inactivar el CMV; la congelación a -20 °C re duce los títulos víricos, pero no elimina de forma fiable el CMV.
Hepatitis B El antígeno de superficie de la hepatitis B (HBsAg) se ha detectado en la leche de mujeres positivas para el HBsAg. Sin embargo, estudios realizados han indicado que la lactancia natural por parte de mujeres positivas para el HBsAg no aumenta de forma significativa el riesgo de infección en sus hijos. Los niños nacidos de madres positivas para el HBsAg deben recibir inmunoglobulina contra la hepatitis B (IGHB) y la vacuna contra la hepatitis B, combinación que elimina de forma eficaz cualquier riesgo teórico de transmisión a través de la lactancia. La inmunoprofilaxis de recién nacidos únicamente con la vacuna contra la hepatitis B también confiere protección.
Hepatitis C En la leche de madres infectadas con el virus de la hepatitis C (VHC) se han detectado tanto ARN de VHC como anticuerpos contra el virus. Aunque los datos publicados son limitados, la transmisión del VHC por la leche no se ha documentado en madres positivas para anti-VHC y negativas para anti-VIH. A las madres infectadas por VHC debe explicárseles que la transmisión de este virus a través de la lactancia natural es una posibilidad teórica, pero que no se ha confirmado en la práctica. Según las directrices actuales, la infección materna por VHC no constituye una contraindicación para la lactancia natural. La decisión al respecto debería basarse en una discusión con conocimiento de causa entre la madre y el médico.
Vírus Linfotrópico T Humano Tipo I o Vírus de la Leucemia Humana de Células T Tipo I (VLTH-I) Este retrovirus, que es endémico en Japón, el Caribe y algunas partes de América del Sur, se asocia al desarrollo de neoplasias y trastornos neurológicos en adultos. Los estudios epidemiológicos y de laboratorio sugieren que la transmisión de madre a hijo del VLTH-I se produce principalmente a través de la lactancia materna. Se aconseja a las mujeres seropositivas para el VLTH-I que no amamanten a sus hijos.
Virus Linfotrópico T Humano Tipo II (VLTH-II) Este retrovirus se ha detectado en consumidores norteamericanos y europeos de drogas intravenosas y en algunos grupos de indígenas nativos de América. Aunque se ha descrito de forma inequívoca la transmisión del VLTH-II de madre a hijo, no se han establecido la frecuencia ni el momento de dicha transmisión. Mientras no se disponga de nuevos datos sobre la posible transmisión a través de la lactancia materna, debe aconsejarse a las mujeres seropositivas que no amamanten a sus hijos.
Virus del Herpes Simple Tipo 1 (VHS-1) Este virus se ha aislado a partir de la leche materna en ausencia de lesiones vesiculares, supuración mamaria o cultivos positivos concurrentes del cuello uterino, vagina y orofaringe de la madre. Se han comunicado varios casos de transmisión del VHS-1 después de la lactancia en presencia de lesiones mamarias. Puesto que el desarrollo de lesiones extragenitales parece ser más frecuente con la infección primaria por el VHS que con la infección recurrente, algunos expertos han recomendado que las mujeres con enfermedad mucocutánea primaria no amamanten a sus hijos hasta que se hayan resuelto todas las lesiones y haya cesado la excreción vírica activa. Sin embargo, dado que la identificación de la infección primaria por VHS es a menudo difícil, la puesta en práctica de dichas recomendaciones puede resultar problemática. Las mujeres con lesiones herpéticas activas en las mamas han de evitar la lactancia natural mientras se mantenga ésta condición; las lesiones activas en otras partes del cuerpo deben cubrirse convenientemente.
Rubéola En la leche materna se han aislado cepas tanto naturales como vacunales del virus de la rubéola. Sin embargo, la presencia de rubéola en la leche materna no se ha asociado a una enfermedad significativa en los recién nacidos, y es más probable que la transmisión se produzca por otras vías. Así pues, las mujeres con rubéola o que han sido inmunizadas recientemente con la vacuna de virus vivos atenuados contra la rubéola no tienen por qué abstenerse de amamantar a sus hijos.
Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) VIH/SIDA es una pandemia que afecta a hombres, mujeres y niños. En 1982 se reportaron los primeros casos de SIDA pediátrico, los cuales han aumentado en forma sostenida en todas las regiones del mundo, secundario a la transmisión vertical, que puede ocurrir durante el embarazo, nacimiento o lactancia materna.
Los invalorables beneficios de la lactancia materna han sido opacados por la posibilidad de transmisión del VIH de madre infectada a su niño, motivo por el cual en muchos países se considera a la infección por VIH como factor determinante para la contraindicación de la lactancia materna. Estudios recientes demuestran que este criterio sólo es válido en aquellos países donde el índice de mortalidad infantil por enfermedades infecciosas y desnutrición es bajo.
Con el aumento en la incidencia de mujeres viviendo con VIH/SIDA, la probabilidad de Transmisión Vertical es alta, entendiéndose por ésta la producida durante el embarazo, el parto y el puerperio.
El hecho de que el VIH/SIDA afecte a mujeres en edad reproductiva, nos indica que la situación es de alta complejidad, pues implica una serie de decisiones de las madres, desde la decisión de embarazarse, el tipo de parto y luego la alimentación que brindarán a sus hijos; según sus creencias, costumbres y recomendaciones para prevenir la transmisión vertical, asegurando adecuada nutrición al niño.
La Transmisión Vertical constituye la principal vía por la cual los niños contraen VIH, esta transmisión puede ocurrir durante el embarazo, parto o puerperio, representando este último un tercio de los casos. La transmisión de VIH en el período del puerperio ocurre a través de la lactancia materna, lo cual constituye un cambio en el paradigma tradicional de considerarla como la alimentación de elección para proteger la salud de los niños a nivel mundial. La Transmisión Vertical varía en las diferentes áreas geográficas y en diferentes grupos de población. La tasa de transmisión varía entre un 13% en Europa y un 42% en África, otros autores estiman una tasa promedio de transmisión vertical del 24%. En países desarrollados la transmisión de VIH a través de la lactancia ha disminuido, debido a la accesibilidad que tienen los gobiernos para asegurar la alimentación mediante fórmula y las mejores condiciones sanitarias en comparación con países no desarrollados.
Factores Maternos asociados
Se han identificado diversos factores relacionados con la transmisión de VIH, entre los factores maternos se reconocen:
• La adquisición del virus antes (14%) o después del parto (29%) • Estado clínico de la madre • Tipo de parto, siendo el parto vía vaginal el que presenta mayor exposición al riesgo de transmisión de VIH • Menor edad materna, menor escolaridad. • En relación a paridad y al orden de nacimiento de los hijos, se encontró que existe mayor riesgo a menor número de paridad y mayor riesgo en el segundo hijo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario