U. de Chile remodela departamento de Obstetricia y Ginecología Sur


El Campus Sur de la Facultad de Medicina de la U. de Chile habilitó las nuevas instalaciones del Departamento de Obstetricia y Ginecología en el Complejo Asistencial Barros Luco-Trudeau, espacio académico que cuenta con 300 metros cuadrados. Específicamente, la nueva infraestructura incluye dos salas de descanso para los internos y los especialistas en formación, así como un aula de estudio dotada con Wi-Fi y computadores para ocho usuarios.

Además, se construyó una sala de reuniones con conexión a Internet, proyector y telón. También hay un auditorio con capacidad para 60 personas en el cual se harán las clases. Cuenta con 50 casilleros para los estudiantes de pre y postgrado y una cafetería donde podrá almorzar, exclusivamente, el personal del servicio y de la universidad, incluido un salón VIP y baños.

“La idea es que allí hagamos los seminarios que, en el caso de nuestro servicio, se llevan a cabo a diario. Junto con la mesa ovalada contamos con una biblioteca donde daremos cabida a diversas colecciones de revistas de la especialidad”, comenta el doctor Pablo Lavín, director del Departamento de Obstetricia y Ginecología Sur.

El recinto es un proyecto largamente anhelado por académicos y estudiantes, ya que desde que el departamento fue trasladado desde su ubicación original a un inmueble que no había sido construido para la labor universitaria, se hizo difícil desarrollar las actividades docentes. “El edificio antiguo presentó problemas severos de infraestructura, por lo cual fuimos reubicados en el zócalo de la Placa Técnica, y en espacios en desuso del Trudeau, colindantes con Medicina Interna”, comentó Lavín.

Ante esto, se realizaron los estudios necesarios para iniciar este nuevo proyecto, los cuales contaron con la asesoría del jefe del Departamento de Obras de la facultad y también con el apoyo de las autoridades tanto del hospital (doctoras Gisela Alarcón y Giovana Gutiérrez), como del Servicio de Salud Metropolitano Sur (doctora Angélica Verdugo y Hugo Peña). Así, se firmó un comodato por siete años renovable, dándose inicio a la construcción que tuvo un presupuesto cercano a los 100 millones de pesos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario