Ventajas de la leche materna para el pretérmino


A) Valor nutricional
– Mayor contenido de proteínas y de sodio.
– Aporte de aminoácidos esenciales y condicionalmente esenciales (taurina, cisteína, carnitina y tirosina)- Moderado aumento en el contenido en energía y grasa.
– Aporte de ácidos grasos esenciales elongados con una proporción adecuada, que mejora la composición de las membranas celulares del cerebro, retina y los eritrocitos.
– Concentraciones adecuadas de colesterol para la formación de membranas
– Alta biodisponibilidad de hierro (40-50 %)
– Mejor relación Ca: P (2:1) que favorece la absorción
– Mejor disponibilidad de sus minerales traza

B) Ventajas para el sistema gastrointestinal y renal
– Baja carga renal de solutos
– Presencia de lipasa estimulada por sales biliares que ayuda a la digestión intestinal de las grasas
– Mayor vaciamiento gástrico
– Presencia de factores tróficos y de maduración sobre el sistema gastrointestinal.
– Mejor absorción de las grasas por su actividad lipolítica.

C) Factores inmunológicos
– Presencia de oligosacáridos que participan en el sistema defensivo- Factores inmunológicos que previenen enterocolitis necrotizante y antialérgicas

D) Mejor relación madre-infante temprana a través del “Plan Canguro”, con mejor estimulación del desarrollo psicomotor.

El beneficio social y emocional de la lactancia como contacto inicial del niño y su familia, conforma otra de las grandes ventajas de su utilización. Estudios recientes han demostrado un coeficiente intelectual superior en 0.8 puntos en los niños pretérmino alimentados con leche materna, frente a los que nunca la recibieron. (Lucas A. Y col. 1992).

Se ha reconocido en la “leche pretérmino” una composición diferente, comparada con la leche de madres con niños a término durante los 30 – 40 días después del parto, (Atkinson y cols. 1978), esta diferencia radica en una mayor concentración de nitrógeno total, nitrógeno proteico, Sodio, Cloro, Magnesio, Hierro, Cobre, Zinc y mayor contenido de Inmunoglobulina A. (Lemons, JA. Y cols. 1982).

Las desventajas de la utilización de la leche materna en niños prematuros o de bajo peso están relacionadas básicamente con deficiencias teóricas de nutrientes como: Sodio, Calcio, Fósforo, Proteína, y Vitaminas.

Dentro de las propuestas para resolver estas dificultades cuantitativas de la leche humana, se ha propuesto la fortificación de la leche materna con Proteína, Calcio, Fósforo (Schanler R. 1991), y la suplementación de Hierro, Vitaminas A, D, E, K, Acido Fólico y Vitamina C. A pesar de esto los requerimientos de los prematuros alimentados con leche materna siguen siendo controversiales.

El niño debe recibir leche materna en las siguientes 48 horas de la extracción, por sonda orogástrica o nasogástrica, vaso, cuchara (Lawrence, R. 1989). Existen otros aspectos de la leche materna y su utilización en niños prematuros y de bajo peso al nacer, que ha sido necesario esclarecer. La evaluación de las diferentes formas de obtener la leche materna para los niños hospitalizados, ha permitido establecer que la mejor es la leche fresca de la propia madre del niño.

Para lograr una Lactancia Materna exitosa, en el niño prematuro es necesario estimular precozmente la Succión no Nutritiva, una vez iniciada la alimentación con sonda nasogástrica u orogástrica.

Se ha demostrado que la Succión no nutritiva (SNN) o repetitiva actividad de la boca en presencia del pezón de la madre dentro de la boca del niño (Wolf, P. 1968), cumple un papel fisiológico importante en lactantes con menos de 1500 gramos. La SNN acelera la maduración del reflejo de succión, facilita la transición a la alimentación enteral total, reduce el tiempo de tránsito intestinal y produce aumento de peso más rápido, con lo cual se acorta el tiempo de hospitalización.

La utilización de vaso o cuchara para alimentar niños hospitalizados es una práctica difundida ampliamente con el fin de disminuir la parición del problema “confusión de pezón o patrón” frecuente en niños con períodos prolongados de hospitalización y alimentados con chupo, con lo que aumentan las dificultades en el entrenamiento inicial para amamantar (Osorno, J. 1992).

Son fundamentales para el éxito de la lactancia en prematuros, la motivación, educación y apoyo a la madre y su familia durante la hospitalización del niño, con el fin de que se mantenga la producción de leche mediante extracción manual cada 3 horas y para que asista al hospital e inicie el acercamiento al niño antes de iniciar el amamantamiento, en las unidades de recién nacidos.

Para determinar cuando iniciar el amamantamiento se puede realizar una evaluación cuantitativa y cualitativamente. Dos criterios han sido propuestos recientemente para realizar la evaluación cuantitativa si la vía oral es exitosa, en niños prematuros hospitalizados, independientes de la edad gestacional, peso y volumen ofrecido:

– Proficiencia o Provecho % de leche tomada en los primeros cinco minutos/ leche total indicada considerándose exitosa una proficiencia mayor de 35%.
– Eficiencia Mililitros de leche recibidos en un minuto. Considerándose exitosa una eficiencia mayo de 1.7 ml/minuto (Sheena H. Y Cols. 1995).

La forma cualitativa de evaluar la actividad oral, incluye la observación del estado de alerta del niño, las respuestas táctiles, el control motor, la actividad oral motora, el control fisiológico y la coordinación de la succión/deglución/respiración. Una forma sencilla de realizar la evaluación de esta actividad, es introduciendo el dedo índice del examinador en la boca del niño, previamente protegido con un guante de látex (Marmet, CH. 1984).

Con el niño en estado de alerta, se observa inicialmente la posición, simetría y tonicidad de sus labios, la lengua no debe ser visible, se estimula el reflejo de búsqueda, tocando los bordes laterales, superior e inferior de los labios e introduciendo el dedo suavemente para colocar la pulpa del dedo en la línea divisoria entre el paladar duro y el paladar blando, con movimientos suaves del dedo hacia delante y hacia atrás, se espera que el niño inicie la succión para determinar la presencia o ausencia de signos de succión normal en las diferentes estructuras de la boca: labios, lengua, maxilar inferior y paladar (Glass, R. P. Y Wolf, L. S. 1994).

Aunque se reconoce el papel que juega la madurez en el desarrollo de la actividad oral motora, Meier y otros autores, consideran que la coordinación succión/respiración en prematuros sanos, puede aparecer tempranamente y es observable a partir de las 32 – 33 semanas de gestación (Glass, R. Y Wolf, L. 1994). Es esta una de las razones por las cuales se hace necesario el entrenamiento precoz de la madre y el niño, en las técnicas de amamantamiento de prematuros, antes del egreso del niño de las unidades de recién nacidos.
Dependiendo del tiempo de hospitalización del bebé, y si la madre decide en su caso extraer leche durante un corto período o amamantar al bebé durante varios meses, su leche es una parte esencial del plan de tratamiento de su bebé.

Muchas personas creen que el nacimiento prematuro del bebé limita la capacidad de producción de leche de la madre, pero esto no es cierto. Sin embargo, el estrés, las incomodidades y el cansancio que usualmente acompañan al nacimiento de un bebé prematuro pueden provocar que la producción de leche sea lenta al principio.

El equipo de salud informará debidamente a la madre de la importancia de empezar lo antes posible después del parto y de iniciar el uso de un sacaleches eléctrico en el hospital, tan pronto como lo permita la situación de la madre, como parte de los cuidados que el personal de neonatología y maternidad debe ofrecer a la madre. La tranquilizará explicándole que es normal que en los primeros días después del nacimiento del bebé muchas madres únicamente produzcan unas cuantas gotas de leche cada vez que utilizan un extractor de leche. El personal deberá animar y apoyar a la madre para que ésta no se desaliente fácilmente y le hablará de la importancia del calostro y de que estas gotas que ahora ella produce, son como un medicamento para el bebé, pues lo protegen contra infecciones.

Además, este lento comienzo por lo general se convierte en una producción apropiada de leche para el quinto o sexto día después del nacimiento del bebé. A partir de entonces la madre debe disponer de información correcta sobre cómo mantener la producción de leche en casa, una vez le han dado el alta en el Hospital para llevarse a su bebé en las condiciones idóneas

Para ello la madre debe conocer que es preciso:
A. Empezar lo antes posible después del parto.
B. Iniciar el uso del sacaleches en el Hospital.
Las sesiones de extracción deben iniciarse tan pronto como lo permita la situación de la madre, como parte de los cuidados que el personal de maternidad debe ofrecer a la madre. Hay que recordar todos los aspectos al prepararse para la extracción de leche, posición cómoda, ambiente tranquilo, manos lavadas, disponer de recipientes estériles y un refrigerador o congelador para guardar la leche etiquetada y fechada, preparación del pecho con calor y un masaje suave, confianza y apoyo. El personal de la unidad de Neonatología debe asegurarse de que la madre aprenda a usar la bomba correctamente.
C. Empezar poco a poco, aumentando el tiempo de extracción a lo largo de la primera semana.
D. Extraer la leche de forma más regular en cuanto se observe la subida de la leche.
E. Sacar la leche al menos 5 veces en 24 horas.
F. Permitir un período de sueño sin interrupciones de al menos 6 horas.
La producción óptima se produce con al menos 5 sesiones de extracción al día. Aunque se cumplan la frecuencia y duración mínimas recomendadas, es conveniente aumentar la frecuencia de extracción para incrementar la producción cuando se acerca el momento del alta y el lactante ha de tomar exclusivamente el pecho. El volumen de leche aumenta en cuanto se coloca al bebé directamente al pecho (evitar chupetes y poner al bebé a mamar en cuanto muestre indicios de querer succionar).
G. Se recomienda que los centros de salud provean de bombas manuales extractoras de leche a las madres de los recién nacidos prematuros con el fin de mantener la producción de leche en el hogar

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario