VISTA CANSADA


La vista cansada se conoce técnicamente como presbicia y se debe a una serie de degeneraciones que normalmente se dan debido a la edad. Este defecto se presenta en su mayoría en personas después de los cuarenta años y se corrige utilizando anteojos bifocales o de “abuelito
El envejecimiento de nuestro cuerpo invariablemente nos lleva a que las regiones sanas y que funcionaban normalmente se alteren y no puedan cumplir con su función como la hacían cuando tenían 15 años.
El ojo no ve; es tan sólo transmisor de las imágenes. Para poder ver se necesita de un sistema óptico y éste consiste en un gran número de regiones hasta que llegan al cerebro y se puede “ver”.
El ojo en su parte anterior es transparente, por lo que las luces lo atraviesan hasta chocar con la primera región visual: la retina (región que se encuentra en la parte más interna del ojo), en donde se dará inicio al maravilloso fenómeno de la visión.
En cada región del cerebro que se atraviesa se van construyendo las imágenes y tienen que transmitirse a una velocidad increíblemente rápida hasta que alcanzan la región occipital.
Para que se interprete una imagen y que nosotros podamos ver con detalle cada región de una persona, se tuvieron que producir tantos procesos tanto de física óptica como de neurofisiología que es casi imposible comprenderlos.
Pero al igual que se construye la visión con, también se va perdiendo, ya que nuestro cuerpo va transformándose y degenerándose, perdiendo poco a poco su integridad, fuerza y juventud.
La presbicia o vista cansada se origina por los trastornos que se producen en cada una de las regiones involucradas en la visión. Este defecto no se le puede atribuir la disminución de la visión de cerca sólo a esta región, sino que es una combinación de alteraciones de todo el sistema visual.
¿Por qué se pierde tan sólo la visión de cerca y no la de lejos? La respuesta es: Al quedar “fijo” en una sola “posición” tanto el ojo como todas sus estructuras, las imágenes de lejos se perciben “mejor” (aunque también con alteraciones) y las de cerca se “borran”.
Para suplir esta deficiencia que se va acumulando durante toda la vida, se busca la ayuda de lupas o anteojos bifocales. Estos lentes lo que producen son imágenes más grandes y con más contraste.
Por lo que las alternativas para corregir este defecto serán: anteojos bifocales, lentes de contacto y/o cirugía.
Los anteojos bifocales, aunque magnifican la imagen y nos permite ver de cerca, producen muchas molestias, además que por vanidad y complicaciones prácticas de la vida no son la solución más adecuada.
Los lentes de contacto, aunque se han propuesto diferentes métodos, tampoco han dado el resultado que se espera.
Las cirugías sólo proponen corregir este defecto en algunas áreas muy localizadas de los ojos, sin tomar en cuenta todo el sistema visual.
La cirugía más conocida es por medio del rayo láser denominada Lasik. Lo que pretende realizar es un cambio en el poder refractivo de la córnea y así suplir el defecto. Esta propuesta se puede comparar con un lente de contacto pero “suturado” en la superficie de esta región.
La técnica Lasik, la mayoría de los especialistas utilizan un método conocido como Miopización de un ojo o mono visión. Esto quiere decir que operan un ojo para cerca y el otro para lejos. Al operar un ojo para cerca, lo tienen que volver miope, y de esta forma este ojo verá bien a esta distancia. El otro se deja para ver bien de lejos.
Esta técnica en muchos pacientes produce satisfacción al principio, pero tiempo después se dan cuenta que, sobre todo para ver de lejos y por la noche, su visión es muy defectuosa, lo que les produce angustia y necesitan utilizar anteojos.
Otra técnica de Lasik se le conoce como córnea multifocal. Esto quiere decir que se trata de cambiar la curvatura de la córnea como si le estuviéramos “suturando” un lente bifocal en su superficie. También esta propuesta no ha demostrado las ventajas que se postulan y en muchos casos los pacientes quedan con menor visión tanto para lejos como cerca.
Como pueden concluir, la solución para la corrección de este defecto no es tan sencilla y lo que ahora se está proponiendo es una técnica que no sea quirúrgica, pero que corrija la presbicia en forma segura, eficaz y permanente.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oftalmología.




Deja un comentario