VIVE MÁS CONSUMIENDO ACEITE DE OLIVA EXTRA VIRGEN


De acuerdo con la Asociación del Corazón hay que sustituir las grasas saturadas que provienen de los animales por las grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas que son aceites vegetales como el de oliva para mantener la salud del corazón.
Se considera que las grasas monoinsaturadas del aceite de oliva ayudan a disminuir las lipoproteínas de baja densidad, comúnmente llamadas “colesterol malo además, no aumentan los triglicéridos y dejan igual o aumentan las lipoproteínas de alta densidad, conocidas como “colesterol bueno”
El aceite de oliva se extrae de los frutos del olivo (las aceitunas) y existen dos tipos:
1. El aceite de oliva extra virgen, que es el que se obtiene por medios únicamente mecánicos y en frío.
2. El aceite de oliva de consumo más frecuente, que es una mezcla de aceite de oliva virgen (20-25%) y de aceite de oliva refinado (75-80%), siendo el refinado aquel que se obtiene mediante métodos físico-químicos.
Lo anterior es importante ya que el aceite de oliva extra virgen, al estar menos procesado, es más rico en vitaminas solubles en grasa como la A, D, K y, especialmente, en vitamina E, que es un poderoso antioxidante.
Los antioxidantes son substancias que pueden ayudar a prevenir el daño de la oxidación causada por los radicales libres, moléculas derivadas de los procesos normales metabólicos y que pueden dañar los tejidos de nuestro cuerpo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario