Dr. Merardo Aravena Maldonado: “Me gustaría entregar a nuevas generaciones lo que he atesorado a través de la experiencia”


El doctor Merardo Aravena Maldonado, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital de Coronel, es uno de los médicos más destacados de la zona. Estudió medicina en la Universidad de Concepción, donde también hizo su beca de pediatría la que, a su juicio, se dio por accidente.

“En el pregrado yo admiraba mucho al profesor de cirugía René Riquelme, un maestro de la cirugía vascular. El era de la idea que sólo se le debía enseñar cirugía a personas que tuviesen habilidades, porque –como él decía- el cirujano nace, no se hace”, recuerda.

Tuvo la suerte de ayudarle, en una oportunidad, en una operación y con el tiempo se convirtió en el ayudante oficial del doctor Riquelme. “Me sacaba de clases y me llevaba a operar a todos lados con él. Él me quería hacer cirujano, y yo estaba decidido a serlo”.

Al terminar sus estudios de pregrado trabajo por muchos años en Lota, su ciudad natal, donde “hacía cirugía infantil, porque no había especialista. Operábamos vesícula, cesárea, hacíamos de todo en la noche, en ese tiempo éramos bastante osados”.

Cuando postuló a la beca, sólo había cupo en pediatría. “No había cirugía así que, momentáneamente, me dejaron ahí. Fue entonces cuando me di cuenta que la pediatría era la única especialidad en la que uno puede hablar de cualquier tema de la medicina y tiene la obligación de saber sobre gastroenterología, broncopulmonar, endocrinología. Es una especialidad muy completa. Me atrajo de tal manera, que no me moví más de ella y dejé de lado las inquietudes quirúrgicas, lo que me trajo más de un reto de mi gran profesor, hasta pocos días antes de su muerte”.

Una de las cosas que más le gusta al doctor Aravena de la especialidad es la preparación. “Uno tiene que saber de todo, además tienes la posibilidad de contribuir con la sociedad a través del desarrollo y perfeccionamiento en salud pública. No hay ninguna otra especialidad que sea más completa que la pediatría”.

Sobre éste y otros temas conversó con el doctor Merardo Aravena, profesor adjunto a cargo del internado de pediatría de la Universidad San Sebastián de Concepción y jefe del Servicio de Pediatría del Hospital de Coronel por más de 27 años.

– Doctor, me gustaría que nos contara qué lo motivó a desarrollar el primer curso internacional de pediatría de la Universidad San Sebastián.
– Desde que llegué al Hospital de Coronel, junto a otros colegas, realizábamos las jornadas de obstetricia y pediatría. Lo hicimos durante 10 años, pero nos dimos cuenta que costaba mucho traer a la gente desde Concepción a Coronel. Por eso, decidimos innovar y organizar nosotros un curso en Concepción. Le comenté la idea a la USS, la recibieron muy bien, arrendamos un hotel y, por cuatro años, realizamos este evento. Vinieron profesionales de un muy buen nivel como los profesores Ricardo Monckeberg, Enrique París, Nelson Vargas.

– ¿Y cuándo decidieron internacionalizar este evento?
– Quisimos crecer un poquitito más. Cuando estaba de decano el doctor Patricio Manzárraga, un día le consulté sobre qué posibilidad había de contar con el respaldo de la USS como para pensar traer a algún invitado internacional. Él me comentó que era muy amigo del doctor Fernando Moya, un gran exponente de la pediatría. Lo habían tratado de traer varias veces a Chile, pero sin éxito. Gracias a su amistad con Patricio vino. Él es uno de los referentes chilenos que trabajaba en el extranjero, conocerlo fue un lujo, porque realmente es un hombre extraordinario y de un gran nivel profesional. Para este año, conversamos con el actual decano, Jaime Sepúlveda, y le propusimos invitar a los doctores Julio Enrique Arce, pediatra de la Asociación para la Salud de los Pueblos Aborígenes del Hospital Provincial de Neuquén; y Jorge Quian, director del Centro Materno Infantil de VIH Sida en el Pereira Rossell y ex director del Programa de Salud de la Niñez de Uruguay. Ambos están confirmados y serán los expositores principales del II curso internacional de pediatría de la Universidad San Sebastián que se realizará el 12 y 13 de mayo próximo.

– ¿Quiénes lo han ayudado a sacar adelante este encuentro académico?
– La vez anterior tuve la ayuda extremadamente valiosa del doctor Enrique Wagemann. Fue un lujo contar con él, porque como buen alemán organizó todo muy bien. Debo confesar que la única vez que trabajé poco fue cuando él me ayudó, porque tenía todos los detalles cubiertos. Este año, la colaboradora directa es la doctora Constanza Carrasco, que es la jefa de departamento de la USS. También me apoya mucho desde Los Ángeles el doctor Eugenio Bancalari. Hemos trabajado nosotros tres, más la Universidad San Sebastián y los Servicios de Pediatría de los Hospitales de Los Ángeles y Coronel.

– ¿Cómo ha recibido la comunidad médica pediátrica este primer curso y las actividades académicas que usted ha desarrollado por tantos años?
– Uno siempre tiene que recibir las críticas y las felicitaciones de los participantes con mucho respeto. Mi formador en pediatría fue el doctor Alberto Moreno. Él, por ejemplo, nunca ha dejado de estar con nosotros, nos ha acompañado a todos los cursos, eso es una muestra de apoyo y de que hemos hecho las cosas bien. Sé que a los pediatras que son docentes les gusta el nivel de los profesores que hemos traído, lo mismo nos han comentado sobre los temarios. Hemos tenido, en general, críticas bastante positiva, porque por este curso ha pasado un número importante de destacados exponentes nacionales de la medicina. Quizás el mejor apoyo viene de los mismos colegas, que nunca ponen un pero para venir a entregarnos sus conocimientos.

– Por último doctor, qué nos podría comentar sobre sus futuros planes
– Me quedan tres años y medio aquí en la jefatura del Servicio de Pediatría del Hospital de Coronel. No voy a volver a concursar, la intención es jubilarme del servicio. Ya llevo 35 años en esto y quiero dedicarme a la universidad y a mi consulta privada. Ya lo conversé con el decano así es que no hay problema. A mí me gusta mucho la parte docente. Yo he cumplido con creces con el servicio y ya es hora de entregarle a las nuevas generaciones lo que uno ha logrado atesorar por la experiencia de tantos años de trabajo. Hemos formado a grandes profesionales y espero poder seguir entregando mis conocimientos, para engrosar aún más esa lista.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario