Evaluación Preanestesica


INTRODUCCION:
En la literatura existe una gran variedad de definiciones que hacen referencia al concepto de visita preanestésica, la que se menciona a continuación es la que se utilizará como referencia.

DEFINICION:“Proceso de asistencia médica que precede al desarrollo del cuidado en anestesia para procedimientos quirúrgicos y no quirúrgicos”

Este proceso constituye la primera instancia de aproximación al paciente y busca cumplir con una serie de objetivos que dicen relación con su manejo preoperatorio.
Así entonces la visita de evaluación preanestésica permite, en forma general:

1. El conocimiento mutuo entre anestesiólogo y paciente.
2. Obtener consentimiento para la realización de procedimientos específicos.
3. Evaluar los riesgos quirúrgicos y las necesidades específicas del periodo perioperatorio.
4. Obtener información sobre los antecedentes e historia clínica del paciente.
5. Optimizar las conductas terapéuticas preoperatorias.
6. Planificar esquema de trabajo para disminuir el riesgo anestésico.

La visita preanestésica se encuentra íntimamente ligada al concepto de riesgo anestésico. De hecho muchas de las conductas que se adoptan en el periodo peroperatorio se basan en el conocimiento del riesgo anestésico real para cada paciente en particular. Este concepto surge ya en los albores de la anestesia con la aparición de reportes de casos de morbilidad ó mortalidad secundarias a un acto anestésico. De hecho en 1848 aparece la primera publicación de una muerte atribuible a la anestesia y ya en 1858 John Snow publica la primera investigación formal de muertes por anestesia (en 50 pacientes sanos que recibieron cloroformo para cirugías menores).

Hoy se sabe que el periodo perioperatorio conlleva riesgos que pueden o no ser directamente atribuibles al acto anestésico, por ello se dice que la mortalidad es multifactorial vale decir influyen no sólo el riesgo anestésico, sino también la comorbilidad del paciente, y el tipo de cirugía al que será sometido entre otros. Estos riesgos pueden ser perdurables o no en el tiempo, evitables o no. Lo que sí esta claro es que han ido disminuyendo drásticamente en el tiempo con el advenimiento de una adecuada monitorización y el manejo pre y postoperatorio en unidades de cuidados intensivos.
La importancia de conocer la magnitud del riesgo anestésico radica en que este permite:
1. Planificar los cuidados del paciente.
2. Destinar los recursos económicos.
3. Establecer cierto grado de responsabilidad legal.
4. Manejar de mejor manera el impacto emocional del paciente.
5. Medir la calidad del acto anestésico, mediante la evaluación de resultados en términos de: Mortalidad y morbilidad; Satisfacción del paciente; y Calidad de vida.

Su medición es compleja por los múltiples factores involucrados. Los que se pueden agrupar de la siguiente forma:
1. Riesgos relacionados con el paciente:
|- Edad (Mayor en los extremos de la vida).
– Sexo (Mayor en sexo masculino).
– Puntuación estado físico de la ASA (comorbilidad).

2. Riesgos relacionados con la cirugía:
– Mayor v/s menor.
– Localización corporal y tipo de intervención.
– Cirugía de urgencia v/s Electiva.
– Duración de la intervención.
– Pericia del equipo.
3. Riesgos relacionados con la anestesia:
– Fármacos (anestésicos) utilizados.
– Lugar de la cirugía (recursos humanos, implementación e insumos).
– Monitorización intra y postoperatoria.
– Profesional que administra la anestesia.

Datos de estudios recientes sugieren que la mortalidad puede estar en el orden de una cada 10.000 anestesias para los pacientes graves, y para los pacientes sanos (ASA I y II) de una cada 100.000.
Como en otros campos técnicos de alto riesgo el 70% de los accidentes pueden atribuirse a un error humano combinado con fallo de los sistemas. Al menos la mitad de las muertes y lesiones por este tipo de error podrían haberse prevenido y se las considera muchas veces como el resultado de desviaciones de las practicas aceptadas en anestesia. Es por ello que la vigilancia y atención hasta el detalle son esenciales para conducir la anestesia en forma segura.
En la actualidad no se trata sólo de solo de no causar la muerte sino que constituyen responsabilidades que descansan en los hombros del anestesiólogo las siguientes tareas tendientes a minimizar el riesgo:
1. El cuidado perioperatorio.
2. Adelantarse a aparición de dificultades.
3. Lidiar con patologías y estado del paciente.
4. Solucionar los problemas una vez aparecidos.
5. Optimizar condiciones de seguridad.

Un punto interesante en la evaluación preanestesica el la determinación del ASA que es un Sistema de puntuación de la Sociedad Americana de Anestesiólogos del Estado Físico del Paciente, que se correlaciona fuertemente con mortalidad perioperatoria.
Es útil en la planificación de cuidados anestésicos: Permite implementación de técnicas de vigilancia acordes a la mortalidad esperada.Existen seis categorías. Se agrega una E si es urgencia.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Anestesiología.




Deja un comentario