Lesiones inflamatorias de la cavidad bucal y la bucofaringe


Las infecciones de las amígdalas pueden obstruir las vías respiratorias por la formación de un absceso periamigdalino. Los pacientes de mayor edad toleran la aspiración con aguja del absceso o la incisión y drenaje bajo anestesia local.” La mayoría de los niños se trata mejor mediante una amigdalectomía quinsy: una amigdalectomía en presencia de una infección aguda. La extirpación de las amígdalas también sirve para drenar el absceso.

Con la edad involucionan los ganglios linfáticos retrofaríngeos, que drenan la nariz, adenoides, nasofaringe y senos paranasales. Los abscesos retrofaríngeos aparecen a menudo antes de los cinco años de edad. Debido a la existencia de un rafe medio en la fascia retrofaríngea, un absceso periamigdalino se presenta como un abultamiento unilateral en la pared posterior de la faringe.

Síntomas

El niño presenta dolor de cuello y disfagia, fiebre y tortícolis con inclinación de la cabeza hacia el lado sano. Las radiografías laterales del tejido blando del cuello muestran un engrosamiento anormal de los tejidos blandos prevertebrales, reversión de la curvatura normal del raquis cervical y aire en el espacio retrofaríngeo si existen microorganismos formadores de gas. La TC ayuda al diagnóstico de una infección retrofaríngea y a la diferenciación entre celulitis y absceso.

Lesiones inflamatorias de la cavidad bucal y la bucofaringe Pediatría

Las infecciones en el espacio retrofaríngeo pueden poner en peligro la vida por su posibilidad de obstruir las vías respiratorias. La rotura espontánea de un absceso retrofaríngeo puede provocar aspiración del material purulento y desarrollo de neumonía y empiema.

El absceso retrofaríngeo se trata mediante drenaje quirúrgico. La celulitis responde a antibióticos intravenosos. La intubación endotraqueal desde el lado opuesto del absceso reduce al mínimo el peligro de romper este último. Una incisión directa sobre el absceso hace posible el drenaje adecuado de la infección y la remoción de una tira de mucosa evita la necesidad de taponamiento o drenes. Es posible que los niños pequeños requieran intubación durante toda la noche para con-servar las vías respiratorias.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario