MEMBRANAS Y ATRESIA LARINGEAS


Las membranas laríngeas congénitas causan obstrucción de las vías respiratorias y disfunción vocal.
La disfunción vocal puede variar de la afonía a una voz débil, ronca o de resuello. El estridor resulta de la obstrucción. Un sujeto con una membrana laríngea puede presentar crup a una edad temprana. Este diagnóstico debe considerarse en un niño menor de seis meses con síntomas similares a los del crup.

La membrana laríngea se identifica por una combinación de laringoscopia flexible y laringoscopia directa bajo anestesia general. Es importante identificar el grosor y la extensión de la membrana y esencial examinar con cuidado el espacio subglótico para determinar la afección subglótica.
El tratamiento de membranas laríngeas congénitas se basa en la extensión de la lesión y la gravedad de los síntomas. Una membrana tipo I, que no induce síntomas de vías respiratorias sino sólo un llanto en resuello, se trata mejor al inicio en forma expectante. Puede posponerse el tratamiento definitivo hasta que el niño tenga tres o cuatro años de edad.
Las membranas glóticas tipo II pueden tratarse con una incisión a lo largo del borde de un pliegue vocal, seguida de la colocación de una quilla, sea en forma endoscópica o a través de la lámina tiroidea. Se requiere una traqueotomía temporal en tanto la quilla se encuentra en posición. Después de remover esta última tal vez se requieran dilataciones repetidas.

Las membranas tipos III y IV suelen requerir una traqueotomía a largo plazo y tratamiento definitivo a los dos a cuatro años de edad. Estas membranas incluyen deformaciones del cartílago cricoides que permiten aplicar en su tratamiento las técnicas de reconstrucción laringotraqueal para estenosis subglótica. En las membranas graves tipos III y IV puede practicarse una reconstrucción laringotraqueal temprana en una etapa utilizando una sonda endotraqueal como férula para las vías respiratorias, de modo similar al procedimiento de segmentación del cricoides. El paciente se intuba aproximadamente 10 días y ello elimina la necesidad de una traqueotomía a largo plazo, pero una membrana anterior residual exige con frecuencia una laringotomía y colocación de una quilla a los tres a cuatro años de edad.
La atresia laríngea completa es incompatible con la vida. Los lactantes con este trastorno sólo sobreviven si se lleva a cabo una traqueotomía urgente en la sala de partos. Si el niño sobrevive, entonces son apropiadas las técnicas estándar de reconstrucción laringotraqueal.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario