Quimioterapia antitumoral


En la QT antitumoral se emplean fármacos cuyo mecanismo de acción es inespecífico, en la medida en que pueden afectar tanto a células sanas como a las células tumorales. Es lógico que tengan una tendencia mayor frecuencia y tienen un turn-over más elevado. Estos fármacos se diseñan con la intención de alterar la evolución de alterar la evolución normal del ciclo celular. Se supone que su mecanismo de acción se sitúa en el bloqueo de alguno o varios de los sistemas que hacen posible la división celular. En definitiva, a través de caminos diversos, la vía final común por la que parece que la QT termina ejerciendo su efecto citotóxico es la inducción de la apoptosis celular (muerte programada de la célula) debida a la aparición de daños irreparables.

Para alcanzar remisiones completas mantenidas en los tumores es preciso emplear más de un fármaco, se justifica ya que de esta manera se amplía al espectro de actividad del tratamiento, cubriendo líneas celulares resistentes a un sólo medicamento, y se retrasa la aparición de resistencias.

Tipos de quimioterapia:
– Quimioterapia curativa: Se puede curar la enfermedad en relación a la extensión de la enfermedad.
– Quimioterapia complementaria o adyuvante: Ayuda en el pronóstico en cuanto a supervivencia global o prolongación del intervalo libre de enfermedad.
– Quimioterapia de inducción o neoadyuvante: Permite lograr una reducción del tumor de cara a realizar un tratamiento local más conservador.
– Quimioterapia simultánea con radioterapia: Refuerza el efecto de un tratamiento potencialmente curativo como la RT.
– Quimioterapia paliativa: Se administra cuando el cáncer ya no es curable y el objetivo del tratamiento es incrementar en cierta medida la supervivencia asintomática y aliviar los problemas clínicos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario