Radioterapia como proceso quimioterápico sobre las células cancerosas


La radiación es un proceso de transmisión de ondas o partículas a través del espacio o de algún medio. Las radiaciones ionizantes poseen la capacidad de desestabilizar el átomo neutro arrancando un electrón de su corteza, produciendo una ionización. En este proceso se transmite energía, produciéndose como consecuencia final daño a los tejidos. Se utilizan radiaciones corpusculares y electromagnéticas. Cuando las radiaciones interaccionan con las células, producen daños por un doble mecanismo de acción. Por un lado, pueden afectar a las moléculas como el ADN, ARN, enzimas y macromoléculas y, por otro, al medio en suspensión.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario