Adenovirus: Lo más importante es prevenirlo


Muchos virus atacan a los niños en invierno, uno de los que puede tener consecuencias más graves es el adenovirus, Infección viral que presenta síntomas como fiebre, faringitis y conjuntivitis, además de diarrea o cistitis. Si bien puede ser leve y sólo necesitar reposo, también se es posible que se agrave cuando afecta a niños prematuros, inmunocomprometidos, cardiópatas o con enfermedades pulmonares crónicas, entre otros.

Este virus se transmite principalmente por vía respiratoria, mal lavado de manos, uso de utensilios contaminados y por contacto con personas enfermas. Por esto último, se recomienda no llevar a los niños a la sala cuna o jardín infantil si hay otros menores contagiados.

El adenovirus ser muy grave, principalmente, en menores de entre seis meses y dos años de edad, los que pueden necesitar hospitalización. Por esto, es indispensable consultar a tiempo, por ejemplo, si el niño deja de alimentarse, si tiene una frecuencia respiratoria superior a 60 por minuto, si al respirar presenta retracción subcostal (hundimiento de costillas), o si está con fiebre por más de 48 horas, decaído o con tos persistente.

La doctora Cristina Pierry, pediatra broncopulmonar de Clínica Alemana, explica que no existe un tratamiento para curarlo, sólo medidas de soporte: “Si el niño tiene fiebre, se le dan medicamentos para bajarla; si presenta tos con obstrucción bronquial, se indican inhaladores; si tiene conjuntivitis, se le otorgan gotas para los ojos; y si hay sobreinfecciones bacterianas, como la otitis -que es la más frecuente-, se deben emplear antibióticos”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario