Adultos mayores enfermos: Consejos para los cuidadores


Muchas personas deben enfrentar la difícil labor de cuidar a alguien enfermo, un quehacer que requiere gran dedicación, paciencia y cariño. Sin embargo, muchas veces esto debe ir acompañado de ciertas medidas que pueden ser claves para hacer un adecuado manejo de la situación.

El doctor Eric Blake, geriatra de Clínica Alemana, explica que cada caso es distinto, dado que depende de las condiciones del adulto mayor. Es diferente convivir con un alguien que requiere apoyo en unas pocas actividades complejas, como salir a la calle y comprar, que con una persona que necesita ayuda para todas sus actividades básicas de la vida diaria, como bañarse, vestirse, alimentarse y acudir al baño, sobre todo cuando tiene incontinencia urinaria. Tampoco es lo mismo si se trata de demencia, especialmente si se acompaña de alteraciones conductuales, como agresividad verbal y física.

Si bien en cada uno de estos casos es necesario tomar ciertas medidas particulares, el especialista explica que existen algunos consejos generales que pueden ser de mucha utilidad para quienes tienen la difícil tarea de cuidar de la mejor forma posible a alguien que se encuentra enfermo.

– Entender que el adulto mayor debe conservar su dignidad, independientemente de lo que padezca o de que no se dé cuenta. No es suficiente con entregar asistencia, hay que acompañarla de respeto a su dignidad.

– Buscar siempre la cooperación y comprensión del adulto mayor en lo que se le va a hacer. Los gestos y los tonos de voz son útiles cuando no es capaz de comprender las palabras. Dirigirse siempre a él o a ella. No hablarle mirando para otro lado.

– Intentar mantenerlo conectado con el medio, con luz natural de día, con calendario y reloj visible, comentando efemérides familiares y nacionales y noticias importantes.

– Vestirlo y levantarlo diariamente. No sólo asearlo sino también “arreglarlo”. Colocarle sus prótesis dentales, anteojos y audífono.

– Establecer horarios fijos para llevarlo al baño. Ello puede ayudar a controlar parcialmente la incontinencia.

– Los programas de radio y televisión deben favorecer la estimulación. Deben evitarse la música estridente y los programas violentos.

– Enfrentar el cuidado en conjunto. No debe estar a cargo de una sola persona “porque nadie más lo hace bien”. Se debe compartir las tareas con otros y permitirse tiempos propios.

– Buscar apoyo médico y, si es necesario, de enfermería, kinesiterapia o terapia ocupacional.

– Señalar detalladamente al médico las observaciones que se hagan del adulto mayor. Son extraordinariamente útiles para el profesional a la hora de indicar terapias o medicamentos.

– Observar rigurosamente los horarios de la medicación y los efectos adversos que pudieran atribuirse a ellos. Cada vez que se prescriba un nuevo medicamento, preguntarle al médico por los beneficios que hay que esperar, como por los posibles efectos secundarios.

– Buscar una comunicación fluida con el médico para que le pueda consultar por las dudas que surjan.

– Discutir con el paciente cuando se pueda y con la familia cuáles serán los límites de las terapias. ¿Se hospitalizará de ser necesario? ¿Ingresaría a una Unidad de Cuidados Intensivos si surge una enfermedad grave y un médico lo indica? ¿Se conectaría a ventilación mecánica?

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Tercera Edad.




Deja un comentario