Cambios locales que suceden en el embarazo


1.- En el útero: Aumento de tamaño, grosor y peso: El aumento de grosor se debe fundamentalmente al miometrio, en el cual aumenta el grosor de las fibras, y también se debe al aumento de las fibras musculares. Hay una hipertrofia (aumento del tamaño de fibras) e hiperplasia (aumento del número de fibras). Esto es la base de la preparación del útero para el parto, ya que el miometrio es el motor del parto, de ahí que se haga más fuerte. Un útero normal pesa 60 gr fuera del embarazo, y al final del embarazo puede llegar a pesar 1 kg. El útero concentra gran parte de la volemia materna: Aumenta su vascularización hasta un sexto de la volemia materna. Reblandecimiento: Debido al aumento de la volemia el útero se reblandece. Hipervascularización Hipersecreción: Se puede considerar de dos formas. Una es el aumento de la secreción de glucógeno en las glándulas endometriales. Debido al aumento de la vascularización aumenta el glucógeno. La segunda es que aumenta la secreción del endocervix, que segrega mucina, que se hace más espesa y adherente y cierra el útero por abajo. Contracciones: Sobre todo en el embarazo, es necesario saber que hay contracciones uterinas que se llaman de Braxton-Hicks, y que son contracciones no dolorosas que se pueden producir por la exploración. En la parte media entre el cuello y cuerpo del útero hay una zona que separa ambas partes que se llama istmo uterino, que en condiciones normales es milimétrico, pero durante el embarazo aumenta de tamaño (10 cm en longitud) y se llama segmento inferior.

2.- En el ovario: Cesa el proceso de maduración folicular. Persiste el cuerpo amarillo hasta la 10ª semana y tendrá la función de producir progesterona, hormona mantenedora del embarazo. En el cuarto mes, el útero está en un punto equidistante entre ombligo y pubis. En el noveno mes, el útero está en la parte baja de las costillas. En el octavo mes y medio, el útero está más alto en las mujeres embarazadas por primera vez, debido a que el feto está aún sin meter en la pelvis. En la formación del segmento inferior, que es indistinguible en la fase pregestacional, y durante el embarazo aumenta de tamaño, y partir del istmo se forma el segmento inferior por estiramiento del istmo. El segmento inferior tiene gran importancia porque es la parte más delgada del útero, y porque incluso puede multiplicar por 10 o por 20 su tamaño, lo que se llama anillo fisiológico, y en situaciones patológicas llega al ombligo (anillo patológico) y entonces puede romperse el útero. También es importante porque en la cara anterior es por donde se produce la cesárea porque está poco vascularizada. Cuando hay un estiramiento patológico, indica que hay una obstrucción del parto, y puede ocurrir rotura por esa zona más delgada.

3.- En la vagina: Proliferación epitelial debida a las hormonas producidas por el cuerpo amarillo y a hormonas producidas en la placenta. Congestión vascular y edema: La vagina y ectocervix aparecen más vascularizadas (signos de Hadwick), y entonces hay extravasación de plasma y ligero edema y coloración azulada. Aumento de la elasticidad: Durante el embarazo es aún más elástica.

4.- En la mama: Hay un aumento de tamaño que comienza entre la sexta y octava semana y que es provocado fundamentalmente, no solo por el aumento del tejido glandular, sino también por el aumento de la vascularización de la mama. Hay un aumento vascular e incluso de la grasa. El tejido glandular se convierte secretor, incluso unos días antes del parto. La secreción calostral o calostro es la secreción que se produce en los días inmediatos al parto, que es lo ideal para la primera alimentación del niño. Pigmentación más oscura de areola y pezón. También ocurre en la cara, cicatrices, etc… Aumento del tejido glandular.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario