Determinación del sexo de un bebé


Cuando se unen el espermatozoide y el óvulo, forman un huevo o cigoto que posee una forma cromosomial propia:

Varón: 46 cromosomas: 44 autosomas y 2 heterocromosomas: XX
Hembra: 46 cromosomas: 44 autosomas y 2 heterocromosomas: XY

Cuando se juntan óvulo y espermatozoide, tiene lugar la determinación del sexo.

A partir de la sexta semana del desarrollo embrionario, se forma el ovario en la mujer y los testículos en el hombre, los cuales van a determinar el sexo gonadal o gonádico. A diferencia del ovario, en el testículo existen andrógenos capaces de diferenciar las estructuras wolffianas, lo que a su vez, dará lugar a la diferenciación de las estructuras masculinas. En la mujer, al carecer de andrógenos, no se desarrollan las estructuras wolffianas, pero en cambio sí se produce el desarrollo de las estructuras mullerianas. En el varón, por influjo hormonal, el seno urogenital se cierra, mientras que en la mujer permanece abierto.

Del mismo modo, en el varón se forma el pene y en la mujer el clítoris. En la mujer los rodetes y pliegues quedan abiertos, mientras que en el hombre se cierran dando lugar a la bolsa escrotal. La unión del espermatozoide con el óvulo configura el sexo genético, pero no toda la herencia está condicionada por el cromosoma Y del varón. La determinación del sexo no sólo está condicionada por la carga cromosómica de los dos núcleos o pronúcleos, sino que también juega un papel muy importante el aparataje mitocondrial femenino. Así, mientras el núcleo del espermatozoide está desprovisto de citoplasma. El óvulo posee un citoplasma con un aparataje mitocondrial que proporciona más herencia en cuando a enfermedades. En realidad, lo que va a tener verdadero punto de partida para la diferenciación sexual es el sexo gonadal. En la edad puberal es el ovario el encargado de producir las hormonas necesarias para todo el desarrollo posterior; mientras que el ovario embrionario no tiene acción hormonal.

Los conductos de Müller proliferan, crecen y se fusionan mediante la acción de los estrógenos placentarios que bañan completamente el ambiente fetal. En cambio, los conductos de Wolf proliferan por acción de la testosterona del testículo fetal. La formación de órganos genitales en hombre y mujer es: 1.- Un hecho genético 2.- Un predominio hormonal.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario