Fases de la vida sexual de la mujer: 3ª FASE: Adolescencia, pubertad o nubilidad


Esta etapa transcurre de los 10 a los 19 años aproximadamente.

Cronología: 10-12 años: Brote de crecimiento.
11-12 años: Iniciación del desarrollo mamario.
12-13 años: Iniciación del vello pubiano.
13-14 años: Iniciación del vello axilar.
15-18 años: Terminación de la forma y psicología femenina.

Por lo general, telarquia, adrenarquia y menarquia, aparecen por este orden cronológico, pero hay que tener en cuenta que estos hechos puberales presentan una gran fluctuación (gran dispersión dentro de lo normal). El fenómeno más llamativo dentro de esta etapa es la aparición de la primera menstruación (menarquia entre los 9-16 años, aunque lo más frecuente es entre los 13-14 años. En base a esto podemos diferenciar dos períodos: premenárquico y postmenárquico.

Los principales acontecimientos que se producen en esta etapa son los siguientes:
Crecimiento de talla.
Desarrollo de pelvis y mamas.
Desarrollo del útero y de la vagina.
Primera menstruación.
Aparición del vello puberal en el monte de Venus y en las axilas.
Terminación de la forma y psicología femeninas.

Todos estos efectos son producidos por los estrógenos, de tal forma que, en base a esto, es la maduración folicular y la secreción de estradiol en el folículo, lo que determina la pubertad femenina. Sin embargo, también es preciso decir que la maduración del ovario obedece a la acción de la hipófisis, y ésta, a su vez, a la del hipotálamo, por lo cual, el desencadenante del despertar sexual hay que buscarlo en los centros nerviosos. Hay una tendencia mundial a que la regla aparece cada vez más pronto.

En la pubertad aparece el funcionalismo ovárico. Los folículos primordiales van a madurar. Este funcionamiento va a dar lugar al ciclo genital, sexual o menstrual. Este ciclo está caracterizado por la maduración del ovocito, y esto lleva al crecimiento del óvulo en el interior.

En la fase de maduración se producen hormonas que son los estrógenos, y en la fase de cuerpo amarillo se producen hormonas que son la progesterona y los estrógenos, y esto se llama ciclo difásico, que tiene una duración ideal de 28 días, y en el día 14 se produce la ovulación. Estas hormonas tienen repercusión sobre órganos del aparato genital, como sobre el endometrio ,que en la primera fase del ciclo, por influjo de los estrógenos se produce el aumento de tamaño y de sus funciones, (fase de proliferación endometrial) y en la segunda fase del ciclo se produce la secreción endometrial. Cuando el cuerpo amarillo termina su función se transforma en cuerpo blanco y se dejan de producir hormonas, por lo que viene la regla. Hay que señalar el cuerpo uterino.

En la primera fase del ciclo, por influjo de los estrógenos, el moco se puede estirar y esto se llama según Botella, filancia. Si esto se deja secar forma un entramado, debido a la cristalización de los monosacáridos en forma de hojas de helechos. En la segunda fase, esto desaparece. En el epitelio vaginal también se producen cambios por influjo de hormonas. En la primera fase prolifera el epitelio vaginal. Cuando no hay hormonas pierde sus capas y queda el epitelio. En la segunda fase hay un descenso de estrógenos y se va perdiendo la capa superficial porque se produce una descamación del epitelio vaginal porque no tiene la acción proliferativa de los estrógenos.

Con respecto a la mama, se producen cambios que tienen lugar en la segunda fase del ciclo y se hace más densa, está aumentada, tiene nódulos y es más dolorosa Hay algún tipo de ciclo además de este difásico, que es el que se llama monofásico y que tiene una fase de producción de estrógenos y puede ser de 28 días o no. También se habla de ciclo bifásico que es el difásico que termina en el embarazo. El ciclo difásico ideal es de 28 días, pero hay variaciones de más o menos días. Así, las mujeres pueden ser ciclolábiles o cicloestables.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Anatomía.




Deja un comentario