La salud en España


España está entre los peores países europeos en lo que respecta a la calidad del aire. Un informe de de la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA, por sus siglas en inglés) indica que España es el único país de la Unión Europea que sigue incumpliendo en las normas de emisión de tres de los cuatro gases contaminantes más importantes: óxidos de nitrógeno,  dióxido de azufre, compuestos orgánicos volátiles y amoniaco.

España tiene un factor climático muy importante en contra: alta presión atmosférica y escasas precipitaciones. Pero esto no es una excusa, y por cierto que para mejorar los índices de salud en España es importante tomar medidas aún más drásticas que las de otros países.

La salud en España Consultas Médicas

¿Está todo tan mal?

Pero pese a lo anterior, hay estudios que indican que la salud en España no está tan mal como parece. El indicador de esperanza de vida en buena salud es bastante favorable. Este índice considera la esperanza de vida (años de vida promedio de la población) y los años de vida con diferentes grados de incapacidad. Si bien es impreciso, da una idea global de lo que espera a las personas a medida que envejecen.

España es uno de los países de la Unión Europea que menos gasta en salud pública (porcentaje del Producto Interno Bruto destinado a este ítem en el presupuesto anual) y que menos gasta en sanidad por persona al año tras ajustar por paridad de poder de compra. Gastar mucho en salud no significa un país con habitantes sanos (miremos el ejemplo de Estados Unidos, que es el país que más gasta en salud y donde 65% de la población sufre de obesidad), pero gastar poco suele estar ligado de manera muy estrecha con una población con mala salud, sobre todo en países pobres. Tenemos entonces que en España se vive relativamente bien con un costo muy inferior al de otros países similares.

Los motivos no están claros. Si bien el gasto de la nación en el sistema público de salud es bajo, es equitativo y sin duda mucho más eficiente en la asignación de recursos que los de otros países. Esto al menos en las enfermedades que afectan a un alto número de personas, porque en lo que respecta a enfermedades específicas, hay mucho camino por recorrer.

La alimentación es uno de los factores más importantes. Siempre y cuando el español promedio siga comiendo con abundancia lo que podemos llamar “platos tradicionales”, y haciendo ejercicio con regularidad, su sistema cardiovascular estará más o menos a salvo. Las campañas antitabaco también suelen tener un impacto muy positivo en la salud general de la población. Mientras más se gaste en publicidad antitabaco, menos se gastará después en un sistema de salud que debe responder a dolencias provocadas por el humo del cigarrillo.

Por último, aunque es difícil de medir, al parecer el buen humor del español es muy importante para hacer frente a las dificultades de la vida. Está demostrada la relación entre buen humor y calidad de vida, y sin duda el proverbial buen temperamento hispano tiene sus ventajas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consultas Médicas.




Deja un comentario