Pacientes con melanoma viven el doble de tiempo gracias a vacuna desarrollada en Chile


Una vacuna completamente desarrollada en Chile está abriendo esperanzas a pacientes con avanzados cánceres de tipo melanoma. Éste es el menos común de los cánceres de piel, pero el más agresivo y mortal.

Una vacuna completamente desarrollada en Chile está abriendo esperanzas a pacientes con avanzados cánceres de tipo melanoma. Éste es el menos común de los cánceres de piel, pero el más agresivo y mortal.

Cuando se detecta en la etapa 4 -con metástasis hacia otros órganos-, los pacientes tienen un promedio de vida de seis a once meses (ver recuadro).

Hasta hoy no existe en el mundo una alternativa de tratamiento para ellos. Sin embargo, 60 personas han recibido de forma experimental una vacuna inmunológica que hace 10 años están desarrollando investigadores del Programa de Inmunología del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Chile.

“Luego de 36 meses de seguimiento hemos observado que, en promedio, la sobrevida de los pacientes vacunados es de 22 meses”, explica la doctora Mercedes López, inmunóloga del equipo.

Además, ha mejorado su calidad de vida y la progresión de la enfermedad se ha detenido.

“Aunque muchos de estos pacientes habían sido desahuciados, algunos han superado los tres años de sobrevida”, agrega Flavio Salazar, doctor en inmunología y jefe del programa, que es parte del Núcleo Milenio de Inmunología e Inmunoterapia.

Policías y asesinos

Los resultados han sido tan promisorios, que la vacuna ahora se probará en un grupo de 140 a 150 personas en Australia, donde la prevalencia de melanoma es una de las más altas del mundo. El estudio tardará al menos tres años y, de ser exitoso, podría concluir con la aprobación de la primera vacuna contra uno de los cánceres más devastadores e incurables que existen.

Por alguna razón que se desconoce, el sistema inmune de estos pacientes deja de reconocer las células tumorales y, por lo tanto, no las ataca, permitiendo que se propaguen sin freno.

Lo que buscan las vacunas inmunológicas que hoy se desarrollan en distintos laboratorios del mundo es reforzar las defensas naturales del paciente.

Los investigadores han determinado que su organismo tiene muy poca cantidad de unas células llamadas dendríticas. Éstas se encargan de vigilar el organismo y alertar cuando una infección o un tumor lo está amenazando. “Son el ‘servicio de inteligencia’ del sistema inmune, que le muestra a la policía (los linfocitos T) cómo son los asesinos, para que éstos los reconozcan y ataquen”, ejemplifica el doctor Carlos Ferrada, cirujano oncólogo del equipo y médico tratante de los pacientes que han recibido la terapia, que hoy se ofrece en el centro Oncobiomed, creada por los tres investigadores.

Para crear las vacunas, ellos desarrollaron un procedimiento que consiste en crear células dendríticas en el laboratorio a partir de glóbulos blancos del propio paciente. Luego las ponen en un cultivo con células del tumor para que reconozcan al “enemigo” y se las inyectan al paciente en un brazo o pierna (ver infografía).

De todos los enfermos tratados, aclara la doctora López, el 60% responde a la terapia y el 40% no lo hace. Si los investigadores logran determinar por qué algunos pacientes no responden al tratamiento, a futuro podrían desarrollar terapias más adecuadas para este grupo.

La experiencia les ha dado enormes satisfacciones y sorpresas. “Vimos que la vacuna no tiene efectos secundarios, por lo que nos atrevimos a comenzar a vacunar a pacientes con melanoma en etapa 3. Es decir, cuando ya se les han extirpado el melanoma y ganglios comprometidos, pero no hay metástasis”, dice el doctor Ferrada. Desde el año 2003 han tratado a siete de estos pacientes, ninguno de los cuales ha presentado metástasis.

Por eso, dice Salazar, “es probable que la inmunoterapia disminuya la tasa de recaída de pacientes para los cuales no hay quimio u otra terapia luego de que se les extirpa un tumor”.

Los investigadores han vacunado a casi una decena de personas con otros tumores, como próstata, mama, colon y riñón. “Es decir, es una técnica aplicable a otros cánceres, pero no tenemos evidencia suficiente para determinar su eficacia en estos casos”, dice Salazar. Gracias a un proyecto Fondef, sin embargo, iniciarán un protocolo parecido al de melanoma, pero en pacientes con cáncer de próstata.

Hoy el esquema de cuatro vacunas vale $3 millones. Una cifra baja, si se compara con los $16 a $20 millones que vale un ciclo de quimioterapia tradicional.

‡ Un cáncer agresivo

El melanoma representa un 4% de todos los tipos de cáncer a la piel. Pero, debido a su agresividad, es responsable de casi el 80% de las muertes por esta enfermedad, la que ocurre debido a la metástasis que se propaga a otros órganos, principalmente pulmón y cerebro. El pronóstico del melanoma depende de la etapa en que se diagnostique y extraiga el tumor. “En la etapa 1 prácticamente el 100% de los pacientes está vivo al cabo de 10 años. En la etapa 2, cuando ya hay ganglios comprometidos, el porcentaje baja a 40%, y cuando ya está en etapa 4, la sobrevida es de ocho a diez meses”, dice el doctor Carlos Ferrada.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Investigación Médica.




Deja un comentario