Primeros cuidados después del parto


1.- Sección del cordón.
2.- Ligadura del cordón.
3.- Limpieza de secreciones.
4.- Evaluar el estado del recién nacido.
5.- Test de Apgar.

Los cuidados comienzan por la separación de la madre mediante la sección del cordón umbilical. Se ponen dos pinzas que estrangulan los vasos del cordón y se secciona entre las dos pinzas. Esa sección se completa con la ligadura del cordón que se puede hacer de muchas maneras. Se puede utilizar un hilo especial haciendo un nudo a un par de centímetros del abdomen, se corta el resto del cordón, y se tapa con un apósito estéril que protege al nudo hasta que se desprende el cordón. En tercer lugar se hace la limpieza o aspiración de las secreciones de las vías superiores: Boca, nariz y laringe. Con esto se procura que las mucosidades que el niño pueda tener se aspiren, y que no se obstruya la entrada de aire en las vías respiratorias. Sólo en los casos en que el feto no respire se realiza la intubación endotraqueal.

Una vez hecho esto, se evalúa el estado del recién nacido, y esto se hace mediante el test de Apgar. Esta valoración se hace al primer minuto de vida y se valoran los 5 parámetros siguientes y se puntúa de 0 a 2:

Tono muscular: 0: Ausente 1: Semiflexión de miembros. 2: Movimientos activos.

Respuesta a la sonda introducida para extraer mucosidades: 0: Ninguna. 1: Ligera. 2: Tos o estornudo.

Coloración de la piel: 0: Azul o pálida. 1: Cuerpo rosado y miembros azulados. 2: Todo rosado.

Respiración: 0: Ausente. 1: Bradipnea o irregular. 2: Amplia o llanto.

Frecuencia cardiaca: 0: Ausente. 1: Menor de 100. 2: Mayor de 100.

De esta manera nos encontramos niños con índice de Apgar de 0 a 10. Los que tienen 0 están clínicamente muertos, pero no quiere decir que se vayan a morir porque con las técnicas de reanimación pueden volver a la vida. Si tiene índice 10 se llama niño vigoroso y es el equivalente a un niño sano. Hay puntuaciones intermedias: Si está entre 1 y 6 se llama niño deprimido. Si está entre 7 y 10, se llama niño vigoroso. Los vigorosos no van a plantear ningún problema, normalmente. Los deprimidos podemos pasarlos a los vigorosos con las maniobras de reanimación. Los niños clínicamente muertos necesitan las maniobras de reanimación. Algunos de ellos mejoran y se colocan o en los deprimidos o en los vigorosos. El índice de Apgar se vuelve a valorar a los 5 minutos de vida porque por cualquier motivo puede deprimirse el niño y morirse. Los vigorosos no suelen tener problemas de ningún tipo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario