Una solución real para la obesidad


“Llegué a pesar 100 kilos. De un año a esta parte se había acrecentado mi problema de peso, comencé a subir y subir, sospechaba que podía ser diabética. Me caí y me fracturé dos costillas, ahí pise fondo, dije: ‘esto no puede ser'”, cuenta Mafalda Maestri Píriz, quien, a sus 68 años, tomó la decisión de ingresar al Programa de Tratamiento Integral de Obesidad en Adultos “Vivir Liviano” de Clínica Alemana.

Para abordar este tema, que puede llegar a reducir la esperanza de vida de una persona hasta en diez años, este programa ofrece un manejo médico integral y multidisciplinario para tratar esta enfermedad a cargo de nutriólogos, cirujanos, psiquiatras, nutricionistas, kinesiólogos y enfermeras.

Está orientado a quienes necesiten disminuir su peso, personas que requieran una preparación para un bypass gástrico o gastrectomía en manga y aquellos que deben optimizar la pérdida de peso luego de una cirugía de este tipo.

La Dra. Carolina González, nutrióloga y jefa del programa, explica que su principal ventaja es que “es personalizado y que se adapta según las necesidades de cada paciente, de acuerdo al diagnóstico médico”. Sin embargo, la especialista recalca que “Vivir Liviano” es el inicio de un camino en el que la persona debe trabajar para cambiar ciertos hábitos y luego seguir controlándose. “Ésa es la realidad. A veces cuesta asumirla, porque queremos respuestas instantáneas que solucionen el problema del peso, pero es un cambio que se debe aplicar para el resto de la vida, ya que la obesidad es una enfermedad crónica”, aclara.

Luego de seis meses de tratamiento médico, Mafalda ya ha logrado bajar 20 kilos, controlar su diabetes e incorporar una dieta sana y ejercicio a su vida. Como ella explica, lo más importante para el éxito del tratamiento es tener paciencia.

Cuando la cirugía es la opción
“Toda mi vida luché contra el sobrepeso. Hacía todas las dietas de moda, pero no tenía constancia, me aburría y me ponía mal genio. Bajaba muy poco, pero con demasiado esfuerzo, y luego subía el doble. Siempre pensé que engordaba porque tenía algún problema endocrino o por facilidad para subir de peso, todo el tiempo culpaba a algún factor externo de mi problema”, cuenta Sergio Valdenegro, quien se realizó una gastrectomía vertical en manga en diciembre de 2009.

Lo que lo motivó a tomar la decisión de ingresar al Programa “Vivir Liviano” fue que su salud estaba deteriorada, pesaba 118 kilos a los 34 años y su índice de masa corporal estaba en 40.

“Me gusta el Programa “Vivir Liviano” y lo recomendaría un ciento por ciento. El equipo médico es excelente y está siempre disponible para cualquier duda”, sostiene Sergio, quien hoy pesa 74 kilos.

Tratamiento quirúrgico
Quienes tienen indicación de operarse son evaluados previamente por un equipo multidisciplinario de especialistas para definir la mejor técnica quirúrgica.

Gastrectomía vertical en manga
Técnica restrictiva, es decir, que limita la ingesta de alimento. Consiste en la resección del 80% del estómago dejándolo en forma de tubo con una capacidad total de 200 cc. Esto reduce la cantidad de alimentos que se puede ingerir. Además, disminuye la secreción de grelina, que es una de las hormonas que estimulan el apetito.

Bypass Gástrico
Se utiliza cuando el índice de masa corporal del paciente es mayor de 40 y existen patologías asociadas, como diabetes mellitus. Esta técnica combina lo restrictivo y la mala absorción. Se reduce el tamaño del estómago, seccionando la parte más alta para dejar un reservorio gástrico de 20 a 50 cc, el cual se conecta directamente con el intestino delgado, saltándose un segmento de intestino al cual no llega la secreción biliar y pancreática, lo que se traduce en menos absorción de alimentos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario