Ya ascienden a 36 las cirugías intrauterinas realizadas en Clínica Alemana


Hace seis años que la Unidad de Medicina Materno Fetal de Clínica Alemana comenzó a realizar cirugías intrauterinas por vía endoscópica láser, intervención que, incluso hoy, pocos centros del mundo tienen. Esta sofisticada técnica se utiliza para tratar el Síndrome de Transfusión Feto-Fetal, enfermedad que afecta a gemelos monocoriales y que, de no ser manejada, suele tener consecuencias fatales para los fetos.

La literatura al respecto sostiene que si esta patología sigue su curso natural (sin tratamiento), tiene un 90% de probabilidad que los dos fetos mueran en el útero o que se produzca un aborto espontáneo, entre el cuarto y quinto mes. En tanto, si se trata quirúrgicamente con láser se logra salvar a ambos bebés en el 40% de los casos, y por lo menos a uno en el 70%.

El equipo médico a cargo de estos procedimientos está integrado por los doctores Masami Yamamoto, Julio Astudillo y Daniel Pedraza. La cirugía más reciente que efectuaron fue el 19 de mayo pasado. Con ella, ya ascienden a 36 las intervenciones de este tipo, cuatro en el marco del convenio docente asistencial con el Hospital Padre Hurtado, y 13 gracias al programa de beneficencia de Clínica Alemana.

Tres de estos casos fueron derivados del Hospital Sótero del Rio, cuatro del Hospital Luis Tisné y dos del Hospital Regional de Concepción. También se ha atendido a pacientes extranjeras, de Perú y Ecuador.

“Entregar esta posibilidad terapéutica a la comunidad, incluyendo a pacientes de escasos recursos, es tremendamente gratificante. Nos sentimos felices de poder desarrollarnos contribuyendo al país. Además, la relación con centros regionales se ha fortalecido en confianza, solidaridad y apoyo técnico”, afirma el doctor Yamamoto.

En cuanto a los resultados, en el 76% de los casos tratados en Clínica Alemana, se ha podido salvar al menos a uno de los niños, lo cual es similar a lo reportado en centros internacionales.

Otro aspecto que hay que destacar es que ninguna de estas cirugías ha significado riesgos para la madre, debido principalmente a que todos los casos se han podido hacer con técnicas mínimamente invasivas. “No hubo pacientes con edema pulmonar, hospitalizaciones en UCI o lesiones de órganos vecinos”, sostiene el especialista.

Los resultados son muy satisfactorios, sobre todo considerando que, entre los casos tratados en Clínica Alemana, ha habido embarazos con contracciones, Doppler anormal o placenta anterior, todas condiciones de alto riesgo. Además, las unidades de neonatología donde nacen muchos de estos niños son variadas y distantes.

Por eso el especialista califica esto como un gran logro para Clínica Alemana. “Lo que se ha conseguido ha sido gracias a los profesionales que han contribuido al desarrollo de este proyecto, a las jefaturas de la Unidad de Medicina Materno Fetal, de Maternidad y de Neonatología, y a los directivos que nos han apoyado. Pocos centros son capaces de realizar este tipo de procedimientos con estos resultados. Esto pone a nuestra institución al más alto nivel en la especialidad de ginecología y obstetricia”, asegura.

¿En qué consiste la cirugía endoscópica láser intrauterina?
El Síndrome de Transfusión Feto-Fetal es una falla anatómica y funcional que consiste en la conexión de los sistemas circulatorios de gemelos que comparten una misma placenta (embarazos gemelares monocoriales) e intercambian flujos sanguíneos. Esto, finalmente, se traduce en que uno recibe más sangre que el otro.

Las comunicaciones vasculares entre ambos fetos hacen que uno esté con hipovolemia y el otro con hipervolemia (disminución y exceso de sangre, respectivamente), lo que conduce a ausencia de líquido amniótico en uno y exceso en el otro. Esta discordancia es lo que caracteriza ecográficamente a la enfermedad.

“El tratamiento tradicional para esta patología que afecta entre el 10% y 15% de los gemelos monocoriales- ha sido por años extraer el exceso de líquido mediante punciones (amnioreducción o amniodrenaje). Sin embargo, la cirugía endoscópica láser intrauterina quirúrgica permite mejores resultados, ya que coagula las conexiones de los vasos sanguíneos entre ambos fetos en la placenta misma, buscando solucionar la causa de la enfermedad. Esto permite una mayor sobrevida y una mayor duración del embarazo, logrando disminuir la prematurez”, explica el doctor Yamamoto.

Se trata de una cirugía que se realiza generalmente antes de las 26 semanas, y consiste en introducir una fibra óptica en el interior del útero para visualizar los vasos sanguíneos en la superficie de la placenta. Una vez identificadas las comunicaciones vasculares, se procede a coagularlas con la fibra láser, lo que interrumpe la transfusión de sangre de un feto a otro. Luego, se saca todo el líquido amniótico excedente. Después de la intervención, el embarazo es evaluado una vez a la semana, mediante ecografía.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario