Claves para reconocer los distintos tipos de llanto


¿Qué hacer cuando un bebé llora?, ¿hay que tomarlo para ver qué le ocurre o hay que esperar que se calme? Muchas son las dudas que surgen cuando un lactante no para de llorar.

En los pequeños, el llanto es una respuesta al dolor, temor, tristeza, frustración, confusión, ira, o sea, a la incapacidad para expresar sus sentimientos de una manera adecuada.

A continuación, se entregan algunas recomendaciones para que los papás no se angustien y sepan reconocer qué significa el llanto de su pequeño.

La mayor preocupación de los padres es pensar que su hijo llora porque tiene algún dolor. Sin embargo, el llanto de un bebe enfermo suele ser diferente -como un grito corto y luego un descanso para respirar-, además, casi siempre va a acompañado por otros signos de alarma.

Es fundamental tener en cuenta que si un bebé llora es porque necesita algo, y como todavía no lo puede obtener por sí mismo ni sabe hablar, lo exige llorando. Esto es un principio básico que a veces se olvida.

¿Cómo actuar cuando el bebe llora?
Generalmente, los niños lloran cuando están sucios o tienen un gas que no ha salido. Este llanto es de gemidos cortos y continuos. Se calman al cambiarles el pañal y hacerles masajes con la mano en el estómago, o movimientos con las piernas en forma de bicicleta. .

Si la razón de su llanto es el hambre, el pequeño moverá la cabeza de un lado a otro en busca de la mamadera o del pecho de su mamá, o incluso se llevará las manos a la boca.

Los bebés también lloran cuando han tenido un día muy agitado y están cansados. Lo expresan como un gimoteo suave que de a poco se transforma en gritos de incomodidad. Por lo tanto, hay que probar acostándolos en un lugar tranquilo para que se relajen y descansen.

A veces se aburren, y entonces dejan de llorar si se juega un rato con ellos. También se puede llevar al niño a una habitación con música o movimiento, o sacarlo a pasear en coche. Cualquier actividad que represente novedad lo calmará.

Es importante que los padres o quien esté a cargo del pequeño actúe con calma y lo tome con suavidad mientras averigua lo que necesita. Con esta actitud le dará a entender que pronto pondrá solución a su problema. Además, la seguridad lo tranquilizará mucho.

En la mayoría de los casos, el niño se calma cuando se atienden sus necesidades básicas y entre antes se haga es más fácil consolarlo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario