Evita los colores que te hacen parecer mayor


La periodista Ana Morales, de Vogue, entrevistó al maquillador de Maybelline sobre los colores que hacen parecer mayor en cuanto a maquillaje. Además, sirve de repaso de las tendencias de este año.
Ya se lo hemos ido avanzando. Esta temporada, en cuestiones de belleza, se lleva el color, en todos sus matices y versiones, para teñir casi a partes iguales ojos, labios y uñas. Sin embargo, y aunque esta sobredosis es tremendamente visual, algunas, recatadas y tímidas como yo, nos estamos planteando qué colores usar para conseguir un look equilibrado que no nos haga aparentar años de más. Porque sí, no saber usar los colores adecuados ni las texturas correctas puede jugarnos alguna que otra mala pasada.
El maquillador oficial de Maybelline y una de esas personas que adoran su trabajo. De verdad. Teniendo en cuenta que la tendencia estrella de esta temporada son los labios fucsia, la primera pregunta era casi obligada. ¿Nos podemos poner todas este tipo de colores? Pues sí, porque, tal y como argumenta Gato, una barra de labios “es como unos zapatos. Es algo muy personal y debe ser la interesada la que decida el color que más le va”. Por mucho que las tendencias y el resto de mortales se empeñen en dictar otras alternativas. “No hay reglas escritas respecto al color. Cualquier persona se puede poner cualquier tono“.
Pero sí hay que tener en cuenta las texturas. “Las versiones mates tienen el inconveniente de marcar más las arruguitas del labio, pero las brillantes tienen menos durabilidad y hacen que el color se filtre por las pequeñas arrugas del código de barras”, dice Gato. Pero que no cunda el pánico, porque la clave está en lucir el color que quieras pero siempre con un lipstick de textura cremosa, a medio camino entre ambas versiones extremas.
Con las sombras de ojos pasa un poco lo mismo. “Deben ser satinadas para dar al párpado luz y un aspecto hidratado, pero no excesivamente brillantes ya que desviarían la atención hacia una de las zonas más delatoras de la edad: la piel del contorno de ojos”. Respecto al color, en este caso sí conviene saber elegir. “Los tonostierras, rosas y corales son siempre acertados. Los colores demasiado vivos pueden envejecer la mirada”. Y si, como yo, eres una incondicional de los ojos smoked –aunque esta temporada se reinterpreten en tonos coral y rojo cadmio, la versión clásica sigue siendo un must- Gato nos da un truco muy práctico si empiezas a cumplir más años de los deseados: “sustituir el negro intenso por marrón chocolate o gris fumé. Enmarcan igual el ojo sin aportar la dureza del negro”.
En cuanto al color de piel, se cumple una máxima repetida por activa y por pasiva (al menos por mi madre, que siempre reza aquello de que a cierta edad no favorece estar excesivamente morena). “Las bases demasiado oscuras marcan las arrugas. Para las amantes del efecto bronceado recomiendo una crema con un ligero color o bien un brochazo de polvos bronceadores. Usándolos siempre de modo sutil y con un brocha XXL”.
Por último, respecto al color de uñas –hace poco leía en Allure que varios manicuristas recomendaban evitar los tonos nude ya que desvían la atención a las manos, siendo más recomendables los colores vivos e intensos como el rojo cuando se tienen las manos envejecidas-, Gato lo tiene claro: “Lo mejor es seguir la tendencia y evitar los tonos pasados de moda. Hace años era impensable que una chica joven luciera un tono coral. Ahora, en cambio, es plena tendencia”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Belleza.




Deja un comentario