Homeopatía para trastornos hepáticos


LYCOPODIUM
La función hepática está fuertemente perturbada. Meteorismo y plenitud justo después de comer, con somnolencia postprandial. Hipogastrio meteorizado, sensible al tacto y a la ropa ajustada. Presión y pesadez en el estómago después de comer con dificultad respiratoria; dolores punzantes que irradian hacia la espalda y los hombros. Las ventosidades y la flatulencia dan la sensación de que el vientre está en fermentación. Agravación entre las 16-20 horas. Ulcera duodenal.
CHELIDONIUM
Lengua amarillenta con gusto amargo y mal aliento, náuseas y vómitos, dolor atrave- sando el estómago hasta la espalda y el omoplato derecho, ictericia debido a una obstrucción hepática y vesicular, cólico biliar con distensión, fermentación y pereza intestinal. Hígado hipertrofiado, cálculos biliares. Remedio eficaz contra la ictericia, la hepatitis infecciosa, las migrañas biliosas, litiasis biliar, coleocistitis, angiocolitis, cirrosis biliar. Se complementa con Carduus marianus.
CARDUUS MARIANUS
Posee un excelente efecto de drenaje sobre el hígado, en particular el lóbulo derecho. Indicado en todas las congestiones crónicas del hígado, hígados sensibles y dolorosos, ictericia, cirrosis, migrañas biliosas, coleocistitis, litiasis biliar con alternancia de estreñimiento y diarrea. Náuseas a la palpación del epigastrio o del hígado. Completa a Chelidonium y presenta dolores hepáticos con irradiación horizontal en la zona de la cintura.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Terapias Naturales y Complementarias.




Deja un comentario