Más sobre el biomagnetismo


La terapia de biomagnetismo fue desarrollada no hace mucho tiempo, en la década del 1980. A diferencia de la magnetoterapia, los imanes para biomagnetismo se colocan de a pares con ambas polaridades en lugares muy específicos del cuerpo.
Esta terapia alternativa se encuentra dentro de las llamadas terapias energéticas, también encuadrada dentro de lo que se conoce como medicina vibracional, que pone en evidencia la importancia que tiene para la salud las vibraciones energéticas u ondas electromagnéticas que recorren el cuerpo humano.
De igual manera que la acupuntura, el biomagnetismo busca restablecer el equilibrio energético para restaurar la salud. Los puntos de acción del biomagnetismo son los llamados pares magnéticos, que son lugares específicos del cuerpo que se presentan de a pares, cada uno con una polaridad magnética opuesta, una positiva y la otra negativa, como en los imanes. Con el transcurso del tiempo se fueron descubriendo unos 220 pares magnéticos distintos.
Aplicando los imanes de una potencia determinada en los puntos energéticos apropiados y con las polaridades correctas se consigue eliminar en poco tiempo virus, bacterias, hongos y parásitos, que son la causa de la gran mayoría de las enfermedades leves y graves del hombre. Incluyendo algunas que la medicina convencional considera crónicas como la diabetes, artritis, Alzheimer, fibromialgia, esclerosis, lupus, glaucoma y algunas otras.
Hasta el día de hoy más de 150.000 pacientes han sido tratados con biomagnetismo y se ha llegado a la conclusión de que se trata de una terapia novedosa que podría llegar a revolucionar los procedimientos médicos en un futuro no muy lejano. Además es una terapia que no posee ningún tipo de efectos colaterales indeseables.
Aun así, el biomagnetismo no puede ser aplicado en personas que han sido sometidas a quimioterapia o radioterapia, ni en mujeres embarazadas o personas que tengan implantes o prótesis metálicas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Terapias Naturales y Complementarias.




Deja un comentario