¿Cuáles son los errores más comunes durante la crianza?


Ser papás no es fácil, la mayoría tiene muchas inseguridades durante el proceso de crianza.

La inconsistencia en la aplicación de las normas es uno de los errores más frecuentes. Decir que uno hará algo y no hacerlo, es un problema que se presenta durante toda la etapa de crianza. Hay casos en que hay una falta de modelo adecuado en lo que se le pide a los hijo, por ejemplo, decirles en forma descontrolada que no se descontrolen.

Así lo explica el psiquiatra infantil de Clínica Alemana, doctor Alfonso Correa, quien a continuación explica cuáles son los principales errores que se cometen en cada etapa, desde el nacimiento hasta los 24 años.

0 a 5 años:

Creer que los niños que no hablan, no entienden. Hablar frente a ellos sin filtro (la comprensión siempre es mayor que la expresión).
Esperar que el tiempo corrija los problemas de maduración. Si es un retraso quiere decir que ya sobrepasó los límites normales, por lo que hay que realizar alguna intervención especial.
En la etapa normal de pataletas, a los 3 años, creer que hay que evitar a toda costa que se enojen, pensando que la rabia es mala.
Compensar la falta de tiempo con mayor permisividad.
Creer que si el padre es autoritario la madre debe ser permisiva o viceversa, o bien, que si se es permisivo hay que cambiar repentinamente y pasar a ser rígido o restrictivo.

5 a 10 años:

Empezar a exigirles que sean como uno espera, sin estar abierto a conocerlos y a ayudarlos a conocerse a sí mismos con sus propias características e intereses.
No adecuarse a su crecimiento tratándolos como guaguas, sin facilitar espacios de autonomía. Asimismo, la forma de entregarles cariño, debe ser acorde con su edad.
Creer que hay que ceder a todas las peticiones “porque aún son niños” y “para que disfruten la niñez”

10 a 13 años:

Esperar que crezcan bruscamente, pasando rápidamente de niños a adultos.
Creer que porque ya han adquirido un pensamiento hipotético-deductivo pueden decidir aspectos que corresponden a los adultos.
Pensar que cuando los hijos ‘reclaman’ a los papás es porque ‘no me quiere, no valora lo que le doy o no me necesita’.

13 a 18 años:

Creer que porque están más grandes ya no necesitan afecto.
Tomar decisiones por ellos para evitar que se equivoquen.
Aprender a tener un punto de equilibrio entre ceder o transar, y mantener la claridad y consistencia en lo que se les pide, algo que va cambiando en forma muy rápida durante esta etapa.
Decidir por ellos lo que van a estudiar al salir del colegio.
En respuesta al deseo de autonomía, algunos padres empiezan a tomar distancia pasando a ser indiferentes y no se dan el tiempo para escucharlos.
No entender las frecuentes ambivalencias que tienen en forma natural durante esta etapa.

19 a 24 años:

Creer que por ser adultos no deben cumplir ciertas normas, principalmente, si viven en la casa de los padres.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario