Alimentarse mejor en el trabajo


Las mujeres de hoy solemos pasar varias horas en la oficina y no tenemos el tiempo suficiente para dedicarle a la alimentación, a veces por falta de tiempo, otras por falta de organización.  Es necesario que comas saludablemente para mantener el peso deseado, reducir el estrés y tener la energía suficiente para realizar todas las actividades que requiere el día.
Es necesario que, para ello, hagas cambios en tu estilo de vida y debes realizarlos de a poco. Lo primero que debes hacer en la oficina es almorzar todos los días, respetando este tiempo para sentarte a masticar la comida y saborearla. Es importante que elijas un alimento liviano, nutritivo y con energía.
Es recomendable que planifiques tus almuerzos con anticipación para mantener una alimentación realmente balanceada y variada. La preparas en tu casa y te la llevas en un tupper. Es bueno que lleves frutas para hacer colaciones, yogur o barritas de cereal, ensaladas de vegetales, que son muy saludables y variadas. Y como plato fuerte puedes llevar algún budín o soufflé de verduras.

Ten siempre en tu oficina agua mineral o jugos naturales, y caramelos o gomas de mascar light. Estos te ayudarán cuando tengas ansiedad y podrás eliminar el picoteo. Cambia el café de todos los días por té de frutas o hiervas que son más naturales y no causan tanto daño al organismo.
En caso de que sea posible seria muy provechoso que después de la hora del almuerzo salgas a caminar aunque sea por minutos. Será muy bueno para mejorar la digestión, el estrés y ayudarte a seguir adelante las horas de trabajo que te quedan.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario