Alivia tu espalda con la quiropraxia


Ya falta poco para que terminen las vacaciones y empiece otro año escolar. Esto me pone especialmente contenta porque ya no escucharé tanto barullo de parte de mis pequeños “invasores” -mejor dicho, vecinos-, que se apoderaban del edificio con sus juegos infantiles. Sin embargo, también debo confesar que me da pena la inmensa lista de útiles que deben comprar sus padres y el correspondiente peso que deben cargas los “enanos” en sus mochilas.
Esto me remite a la época en que también era estudiante de colegio y destruía progresivamente mi espalda con los libros y cuadernos que llevaba y cuyas pesadas consecuencias aún padezco. No obstante, la quiropraxia me da la posibilidad de resolver este problema y gozar de otros beneficios altamente saludables.

Efectivamente, la quiropraxia es un método terapéutico que busca restablecer la salud mediante la corrección manual de ciertas estructuras corporales, como la columna vertebral . Así brinda un gran alivio respecto de afecciones como: dolor y rigidez del cuello, dolor de espalda, lumbalgia,rodillas entumecidas, vértebras fuera de lugar, rigidez articular, por citar solo algunas.
Tras una exploración general que provee de un primer diagnóstico, los quiroprácticos efectuan un examen completo de la columna vertebral, valorando las actitudes posturales que adoptamos (se hacen exámenes radiográficos y palpación de la columna vertebral). Ellos consideran cada músculo del cuerpo por separado para entender mejor las reacciones y así proporcionarnos el tratamiento idóneo a nuestras dolencias.

En líneas generales, la terapia se lleva a cabo mediante la manipulación que sirve para desbloquear un determinado segmento vertebral y posteriormente desbloquear las articulaciónes afectadas. A partir de varias sesiones continuas podemos disfrutar de beneficios derivados de la corrección de nuestra columna. Por ejemplo:

Al romperse las interferencias que impedían el tránsito pleno de la energía por nuestro cuerpo podemos hacer que este trabaje a su máximo potencial sin tanto estrés.

Ya que la química corporal está controlada por nuestro sistema nervioso y este determina la habilidad para pensar, concentrarnos y recordar, gracias a la quiropraxia podemos lograr mayor claridad en el desarrollo de estas capacidades.

Al liberar a nuestras subluxaciones vertebrales de las interferencias energéticas, podremos tener un sueño más largo e ininterrumpido. Y al acumular mayor tiempo de descanso, desarrollaremos más defensas y, por tanto, una vida más larga y placentera.

La energía que irá directamente a nuestros músculos nos permitirá practicar con mejor resistencia las actividades deportivas y con menos riesgo de padecer lesiones a causa de un esfuerzo excesivo / mala postura.

Gracias a la sensación de bienestar físico que nos produce la corrección vertebral y postural nuestro ánimo también mejorará y nos hará más productivos y felices.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Investigación Médica.




Deja un comentario