Aprende a preparar tus propios jarabes medicinales


La fitoterapia nos brinda conocer la gran variedad de propiedades y beneficios que nos aportan las plantas medicinales, ya que, precisamente, se basa en el uso medicinal de plantas y hierbas.
Y, particularmente, la importancia de esta gran ciencia alternativa pero totalmente natural se basa en que la mayoría de sus remedios caseros podemos elaborarlos cómoda y fácilmente desde casa.
Así, por ejemplo, ya sabemos cómo preparar una infusión, cómo preparar un té, cómo preparar una decocción o incluso cómo preparar una tintura alcohólica.
Pero otra de las formas de utilizar las plantas medicinales es a partir del uso de jarabes medicinales. Y, concretamente, a través de la utilización de jarabes medicinales caseros elaborados desde casa.
Así, por ejemplo, ya te hemos explicado cómo preparar unos utilísimos jarabe de cebolla, un jarabe de achicoria o bien un jarabe de ajo.
¿Cómo preparar un jarabe casero?
Fundamentalmente la forma de preparación de un jarabe medicinal casero es sumamente sencilla y fácil, ya que sólo consiste en añadir directamente azúcar al líquido que hayamos elaborado.
Pero, obviamente, ese líquido debe ser una infusión o decocción, por lo que desde un primer momento, los pasos a seguir son exactamente los mismos que los que seguimos para preparar este tipo de bebidas.
Con la diferencia, eso sí, que por cada 500 ml. de líquido debemos añadir en torno a los 300 g. de azúcar, calentando hasta que éste se disuelva por completo.
No obstante, existe una fórmula clásica de elaboración a base de tintura, por lo que sólo se debe añadir 1 kg. de azúcar sobre 500 ml. de agua hirviendo, removiendo hasta que se disuelva y el líquido comience a hervir. Es en este momento cuando se mezcla una pequeña parte de tintura por tres de jarabe.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Plantas Medicinales.




Deja un comentario